Cuentas

2008, el peor año para Buffett

La crisis no ha encontrado un muro en Omaha. Berkshire Hathaway, una de las empresas más firmes del mundo, dirigida por el metódico y sagaz inversor Warren Buffett cerró sus libros correspondientes al cuarto trimestre de 2008 con una caída del beneficio del 96% hasta quedar en 117 millones de dólares (92,3 millones de euros). En su carta anual a los accionistas publicada hoy, reconoce que 2008 ha sido el peor año para su holding desde 1965.

Warren Buffet
Warren Buffet

Buffett registró su quinta caída consecutiva trimestral de resultados, la peor racha en 17 años de la compañía y en este caso el revés llega de las apuestas en el mercado de derivados. En el conjunto del año, los ingresos netos cayeron hasta 4.990 millones (3.936 millones de euros) cuando el año anterior había registrado 13.210 millones de dólares. Los peores resultados en el negocio de seguros, que supone la mitad de su holding, se vieron agravados por la caída en los mercados de Coca Cola, o American Express,

El inversor comienza su carta refiriéndose a otra medida con la que calificar su evolución, el valor en libro de las acciones que cayó un 9,6%, la mayor caída desde que Buffett tomara las riendas de la compañía hace 43 años. En 2001, se registró una caída también pero fue menor. Con todo y con ello, la compañía tuvo una evolución sustancialmente mejor que el S&P500 que registró un descenso del 37% el año pasado.

En una carta mucho menos festiva que otros años, Buffett explica que el año ha sido "devastador también para los emisores de bonos privados y municipales, el sector inmobiliario y las materias primas. "A fin de año, inversores de todos los colores estaban ensangrentados y confundidos, como si fueran pequeño pájaros que se hayan visto en medio de un partido de badminton". 2009 también será un año complicado.

Confiamos en Dios, el resto que pague con dinero

Buffett recuerda que ha habido problemas "mortales para muchos de las mayores compañías financieras del mundo", "un mercado del crédito disfuncional que se ha terminado paralizando" que ha forzado al país a estar en un estado de alerta y desconfianza. El mantra, dice Buffett, "ha sido un cartel que ví en un restaurante cuando era joven: Confiamos en Dios, el resto que pague con dinero". Según este veterano inversor, "nunca antes había visto una caída en la actividad tan acelerada como la que he visto" en el cuarto trimestre.

El presidente de Berkshire considera "esencial" el papel que ha tomado el Gobierno en la gestión del sistema financiero y cree que ello ha evitado una ruptura total que habría tenido consecuencias catastróficas. "Nos guste o no, los habitantes de Wall Street, Main Street y otras calles adyacentes de EE UU están todas en el mismo barco". Buffett, eso si, advierte que va a ser difícil eliminar la dependencia que se ha creado del Estado y aunque las consecuencias de esta intervención son "un enigma" él prevé un considerable aumento de la inflación en el futuro.

No obstante, Buffett no es un hombre pesimista y recuerda que se ha salido de circunstancias peores en el siglo XX.

Por lo que respecta a su negocio, el inversor admite haber hecho alguna "tontería" como haber comprado acciones de ConocoPhillips cuando los precios del petróleo estaban en su momento más alto y una inversión de 244 millones de dólares en dos bancos irlandeses "que parecía que estaban baratos". La debacle del sistema crediticio y su impacto en Irlanda han forzado al inversor a ajustar a la baja el valor de estas entidades en un 89%. Con respecto al petróleo, Buffett cree que los precios subirán por encima de los 40 o 50 dólares actuales "pero de momento he estado muy equivocado".

Cara al futuro, espera que las inversiones en Goldman Sachs del pasado septiembre (compró acciones preferentes perpetuas con un rendimiento del 10%) sean positivas para la compañía. En octubre, Buffett también invirtió 3.000 millones de dólares (que puede aumentar hasta 6.000) en General Electric en condiciones iguales que en el banco de inversión. Por tanto, la rebaja del dividendo de GE conocida el viernes, no le afecta.

Consejos del sabio de Omaha

Muchos americanos han comprado casas en los años del boom de la vivienda y la han utilizado como un cajero. A golpe de refinanciación han ido aumentando sus líneas de crédito mientras el valor de la propiedad subía. El mercado era disfuncional porque no era un mercado de vivienda sino de crédito. Eso se acabó bruscamente y la quedó servida. Buffett tiene en su carta un consejo. "Tener una casa es algo maravilloso. Mi familia y yo hemos disfrutado la actual durante 50 años y no serán los últimos". Buffett vive en la misma casa que compro en los sesenta. "Pero el disfrute de una casa tiene que ser el principal motivo de la compra, no el rendimiento o las posibilidades de refinanciación, y la compra debe adecuarse al ingreso del comprador".

Según Buffett, la presente debacle debe enseñar a compradores, prestamistas, intermediarios y gobierno "algunas lecciones que aseguren la estabilidad en el futuro" como que tiene que haber una entrada del 10%, que los pagos mensuales deben ser cubiertos cómodamente con los ingresos del hipotecado.