_
_
_
_
_
Nueva empresa

Empresarios vascos y Secuware crean una compañía para 'vender' innovación

Un grupo de empresarios vascos, entre los que está Cosme Delclaux, ha creado junto con Secuware una firma cuyo objetivo es poner en marcha múltiples laboratorios para desarrollar proyectos de innovación a medida para entidades públicas y privadas. Sus promotores no descartan crear spin-offs para explotar comercialmente alguno de los desarrollos.

La nueva compañía se denomina Secuware Labs y se gestó hace ahora casi un año, cuando un grupo de empresarios vascos, encabezados por Rafael Zabala y Santiago Real de Asúa, se pusieron en contacto con Carlos Jiménez, fundador de la empresa de seguridad tecnológica Secuware. El plan de negocio parte de una idea sencilla: proponer al entorno tanto institucional como privado proyectos de innovación ad hoc tomando como base de partida el know how de Secuware, es decir, la tecnología que ya tiene desarrollada esta empresa y toda su capacidad de desarrollo tecnológico futuro.

'Se trata de apostar por la 'i' pequeña de la I+D+i, porque en la innovación está la clave para ser competitivo', señalan sus promotores. Secuware controla un 60% de las acciones de la nueva sociedad, que se constituyó formalmente el pasado junio, y el otro 40% está en manos del citado grupo de empresarios vascos, que cuenta entre sus filas con Gabriel y Cosme Delclaux.

Los responsables de Secuware Labs proyectan contar con un centro propio en el parque tecnológico de Zamudio (Bilbao), pero la crisis ha hecho que por ahora pospongan su apertura. 'No es algo prioritario en este momento', explica Real de Asúa, quien cuenta que el plan de negocio de la firma pasa por crear unos 20 laboratorios en los que participen Secuware Labs y las entidades que quieran desarrollar proyectos de innovación. A ellos se pueden sumar también entidades, personas físicas o jurídicas, que por la materia que se esté tratando en cada caso puedan sumar algún conocimiento. Por ejemplo, pienso en la red de centros tecnológicos que hay en el País Vasco, que tienen mucho que aportar'.

Modelo abierto

Jiménez asegura que el modelo de trabajo de Secuware Labs está abierto. 'Uno razonable es que desarrollemos con una empresa un proyecto de innovación, utilizando la tecnología de Secuware, y que esa compañía se convierta en el primer adopter real, la que valide el resultado. A partir de ahí, nuestro cliente puede quedarse para sí el desarrollo, la propiedad intelectual, o podemos crear una spin-off que lo explote después comercialmente a escala nacional o internacional'.

Los responsables de la nueva empresa explican que la estructura de financiación de los proyectos también puede ser múltiple. 'Podemos buscar fondos en programas europeos o españoles por ser proyectos de innovación, pero también financiación privada, bancaria, de capital riesgo y recursos propios. Hacemos sastrería en el contenido de cada proyecto y en su financiación', añade Real de Asúa.

Jiménez destaca que la inversión grande ya está hecha. La ha hecho Secuware. 'Nosotros lo que hacemos es ceder tecnología que ya tenemos a entidades que crean que pueden obtener un diferencial aprovechándose de ella'. Jiménez insiste que su objetivo es buscar socios, no clientes. 'Poner tecnología en el mercado cuesta mucho y queremos tener demostradores como Eroski o Euskaltel, por ejemplo, que nos permita luego ir a EE UU y mostrar que nuestra innovación la están utilizando ya cuatro millones de personas en el País Vasco, y que funciona'.

Pese a que el Gobierno Vasco no participa accionarialmente en la nueva empresa, sus promotores afirman que han encontrado en el País Vasco 'un entorno institucional que favorece la iniciativa'. Sobre todo porque el citado gobierno se ha marcado el objetivo de ser en 2030 el referente europeo en innovación. Por ello quizá, y aunque Secuware Labs está abierta a cualquier empresa y a hacer desarrollos tecnológicos desde cero si así lo requiere el proyecto, sus primeros 'objetivos de ataque' serán instituciones vascas ligadas a la sanidad, interior y finanzas. También están divulgando entre entidades privadas las soluciones de cifrado de información de Secuware. 'Un aspecto, el de la seguridad, que deben cuidar especialmente las empresas en tiempos de crisis', advierten.

Capital social

La nueva Secuware Labs nace con un capital social de 250.000 euros. Sus promotores aclaran que el proyecto no está ceñido a compañías vascas, aunque éstas son las primeras a las que se han dirigido por estar allí la sede de la nueva sociedad.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_