_
_
_
_
_
Las cifras de 2008

La depreciación del crudo pasa factura al beneficio de Repsol, que cae un 15%

La crisis económica, que ha tenido un fuerte impacto en el negocio petroquímico, pero, sobre todo, la reducción del valor de los stocks obligatorios debido a la caída de los precios del crudo, han provocado un descenso del resultado de Repsol del 15%. Así lo explicó ayer su presidente, Antonio Brufau, que destacó la buena situación financiera del grupo y que el resultado operativo recurrente se alzó el 5%.

La 'abrupta' caída de los precios del petróleo (de 96 dólares/barril a 57 dólares) ha marcado el resultado neto de Repsol en 2008, que descendió un 15%, hasta 2.711 millones. La consecuencia inmediata del derrumbe del precio del barril ha sido la depreciación de las reservas de crudo a las que la ley obliga para garantizar la seguridad del suministro, y que en España se sitúan en 53 días de venta, o 35 millones de barriles. Ello ha restado 500 millones de euros al resultado de la petrolera.

Ayer, en una rueda de prensa, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, achacó a este hecho la citada evolución del beneficio: 'Si cae el precio del crudo también cae el valor de los stocks y se resiente la cuenta de resultados'. La segunda razón del descenso del resultado ha sido el fuerte impacto de la crisis industrial sobre el negocio petroquímico, cuyas ventas descendieron un 17%. La crisis, según Brufau, ha hecho que en los últimos meses del año 'las empresas consumieran todos sus stocks, aunque ahora la situación se recupera'. Ello ha supuesto una pérdida de 352 millones en el resultado de esta actividad.

Pese a todo, el beneficio operativo recurrente (sin inventario) aumentó un 5%, hasta 5.503 millones, si bien, el resultado de explotación se resintió, con una caída del 12,5%. En el caso del downstream (refino, marketing, GLP y petroquímica) el Ebitda cae casi un 50%. Por su parte, el de la filial YPF aumentó un 5,6% y el de Gas Natural, otro 7,6%.

En la página financiera, la deuda neta de Repsol se redujo ligeramente, de 3.493 millones a 3.334 millones de euros. El presidente de Repsol destacó la liquidez de la compañía (6.800 millones) y presumió de ratios: el de la deuda neta sobre el capital empleado es del 12% y el del Ebitda respecto a la deuda, 2,4 veces. Al contrario que en otros tiempos, en los que ahora corren 'es bueno tener poca deuda', dijo Brufau.

Repsol repartirá un dividendo complementario de 0,525 euros por acción, que se cobrará el 9 de julio. æpermil;ste, unido al que se pagó a cuenta, supone un incremento del 5%. En total, 1.282 millones, que suponen el 47% del beneficio.

Brufau no quiso hacer previsiones para esta año, 'pues todo dependerá del precio del crudo, en el que hay mucha volatilidad', y reiteró que su compañía va a cumplir con las líneas estratégicas, que incluyen un plan de ahorro de costes de 1.500 millones y la congelación del sueldo de los directivos. En 2008, antes de la congelación, Brufau, cobró 4,24 millones, un 8,7% más que en 2007, en tanto el consejo recibió 10,1 millones.

Cambia el organigrama

Brufau anunció también algunos cambios en la organización de la compañía, cuyas direcciones generales quedan reducidas a tres, tras la salida del director de Recursos Humanos, Javier Macián, quien se prejubila; del responsable del área de GNL, Enrique Locutura, que desempeñará el cargo de vicepresidente de la Fundación Repsol y del director de Comunicación y de Gabinete de presidencia, Jaume Giró, que ficha por La Caixa como director ejecutivo de Comunicación, Relaciones Institucionales y Responsabilidad Corporativa.

Por su parte, Begoña Elices será la nueva directora de Comunicación y Relaciones Externas de Repsol; Patricia Mantel, de Desarrollo Directivo y Miguel Ángel Devesa, de Estrategia y Desarrollo Corporativo. En la reestructuración, se crea una Dirección General de Personas y Organización, que ocupará Cristina Sanz.

Brufau: la venta a Lukoil o Sinopec 'ya es historia'

Preguntado por el futuro del accionariado de Repsol, tras los intentos de Sacyr (y La Caixa) de vender su participación a la rusa Lukoil o a la china Sinopec, Antonio Brufau sentenció ayer que eso 'ya es historia'. En este sentido añadió que 'ninguna compañía del mundo está para invertir', por lo que descartó 'ningún suceso en el corto o medio plazo'. Para Brufau, esto es así, al margen de lo que pida Sacyr (27 euros por acción, frente a los 12,71 en que cerró ayer tras subir un 4,4%), 'pues Repsol vale más aún de lo que pide Sacyr'. Y matizó: 'si es que Sacyr ha pedido algo'. Para el presidente de la petrolera, ésta 'es una compañía baratísima, pero todas han sufrido mucho'. Brufau descartó cualquier fusión, pues se trata de 'compras encubiertas, que impiden que los accionistas cobren una prima'. Respecto a la constructora que preside Luis del Rivero, que tiene un 20% del capital de Repsol, señaló que 'me gustaría que fuera un accionista estable y, por su bien, que solucionara sus problemas'. En su opinión, 'el consejo está muy cohesionado'.En cuanto al largo aplazamiento de la salida a Bolsa de la argentina YPF 'es imposible salir al mercado, por lo que estamos viendo la posibilidad de que puedan participar otros inversores con nosotros'. El fin de esta salida 'no es salir de Argentina, siempre controlaremos YPF'.Sobre el reforzamiento de IPIC en el capital de Cepsa, Brufau cree difícil que vaya a suponer una mayor competencia, pues 'no es un socio industrial, sino financiero'. La competencia de Cepsa 'nos hace espabilar', subrayó Brufau.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_