_
_
_
_
_
Las cifras de 2008

Telefónica deslumbra con sus cuentas de 2008, pero ve riesgos en el horizonte

Telefónica ha cumplido en 2008. Los resultados son mejores de lo previsto y cumplen con holgura los compromisos que ella estableció. La crisis sólo ha hecho mella en España, sobre todo en móvil, y la fortaleza de Latinoamérica lo compensa con creces. Pero para 2009 hay preocupación. Por primera vez, Telefónica no ha dado estimaciones detalladas e incluso alerta de que puede rebajar las de 2010 si la economía se deteriora más.

Los resultados de Telefónica en 2008 brillaron ayer en un escenario de pesimismo empresarial y de temor ante el futuro. Entre pérdidas millonarias y alertas de malas noticias por venir, la operadora española marcó la diferencia con unas cuentas que cumplen en casi todo lo prometido un año antes y que muestran las bondades de su diversificación geográfica. La reacción de la Bolsa así lo reflejó, con una subida en la cotización de Telefónica del 5,87% que, sin embargo, no fue la mayor de las empresas del Ibex.

Y eso a pesar de que las cuentas de Telefónica están lejos de sus mejores cotas, con un alza en los ingresos de sólo el 2,7% y una caída del 15% en el beneficio neto. Eso sí, el entorno ahora ha cambiado y en las actuales circunstancias mantener el crecimiento y cumplir lo prometido es un éxito. 'Telefónica sigue siendo nuestro valor preferido del sector', aseguraba ayer Merrill Lynch.

Pero la parte más importante de los resultados no está tanto en el pasado, 2008, sino en el futuro. Y ahí Telefónica ha sido más cauta. Por primera vez, la operadora no ha dado estimaciones detalladas ni para el grupo ni para las filiales en 2009. Sólo promete un alza del Ebitda entre el 1% y el 3%, muy inferior a la del año pasado, y un recorte de la inversión a 7.500 millones. Sobre los ingresos, el único compromiso es que crecerán, no se sabe la cuantía.

La razón de esta escasez de referencias es la situación económica y una nueva estrategia que lleva a Telefónica a centrarse más en asegurarse caja que en crecer a toda costa. Y así lo constató César Alierta, presidente de Telefónica, en una conferencia telefónica ayer por la tarde: 'Las previsiones de 2009 reflejan nuestra intención de maximizar el flujo de caja libre', aseguró. Y también se defendió del cambio en la generosidad de las previsiones: 'Aunque demos menos, seguimos siendo un referente en el mercado por la visibilidad que ofrecemos'.

Otro punto que refleja las amenazas que Telefónica ve en el futuro se constata en las cifras para 2010. La compañía prometió un flujo de caja libre por acción de 2,87 euros y un beneficio por acción de 2,304 euros. Y ayer lo reafirmó, pero con una prevención. Si la caída de las divisas persiste y también lo hace el deterioro económico de los últimos trimestres, el nuevo objetivo sería de 2,50 y 2,10 euros, respectivamente.

'No es un profit warning', afirmó Alierta. Sólo un ejercicio de sensibilidad de las cifras y de suelo en las peores circunstancias. Lo que no dijo Telefónica es por qué lo ha hecho o qué condiciones económicas espera. Algunos analistas cuestionan desde hace tiempo las 'optimistas' previsiones a largo plazo de Telefónica, así que el ejercicio fue bien recibido, como muestra de credibilidad. Eso, precisamente, es lo que quiere Alierta. 'Nos tomamos las previsiones muy en serio; somos una compañía en la que se puede confiar, con sólidas bases'.

Para demostrarlo, volvió a las cuentas de 2008. Los ingresos orgánicos crecen más que cualquier rival -aunque Deutsche Telekom y France Télécom aún no han dado resultados- y la caída del beneficio se debe a los extraordinarios que hubo en 2007 por la venta de filiales. Pese al descenso, son 7.592 millones de ganancia, que convierten a la operadora en la segunda compañía de España y de su sector en el mundo con más beneficios.

La clave de los números está en Latinoamérica y en la habilidad de Telefónica para exprimir cada euro de ingresos y multiplicarlo en forma de rentabilidad. Las cuentas al otro lado del Atlántico ha superado las previsiones, lo que ha compensado la mala evolución en España, que es la única filial que no cumple la estimación de crecimiento de ventas dada para 2008. Europa también ha mejorado. La caída en Reino Unido se debe a la libra, porque en divisa local los ingresos crecen, y Alemania mantiene la recuperación.

Cada euro de inversión se verá con lupa

Para elevar el flujo de caja sólo hay dos opciones: ganar más o reducir el gasto. El entorno económico hace incierto lo primero, así que Telefónica quiere amarrar lo segundo y la reducción de inversiones es clave. Con una previsión de subida del Ebitda para este año del 3% como mucho, su intención es que el flujo de caja crezca entre el 8% y el 11%. Un recorte de 1.000 millones en la inversión ayudará. Cada euro se valorará y en el desarrollo de la red de fibra en España, por ejemplo, serán prudentes.

Italia, foco de malas noticias

Ipse. Telefónica ha perdido el litigio sobre la licencia UMTS que, junto a otros socios, consiguió en Italia y que bautizó con el nombre de IPSE. Los tribunales italianos desestimaron en 2008 la demanda de la operadora contra el Estado en la que pedía no tener que pagar el remanente del precio de la licencia y la devolución de algunos importes. Así que ha tenido que desembolsar 241,3 millones en un primer pago este enero y todavía le quedan 151,7 millones por abonar.España. En territorio nacional las noticias son mejores. Pese al deterioro económico, los resultados de la filial han sido mejores de lo esperado, aunque el crecimiento de los ingresos no cumple lo prometido. Lo significativo es que la telefonía fija ha resistido, gracias a la banda ancha; es el móvil el que flaquea. Los ingresos de este negocio caen un 0,1% en 2008, el primer descenso de la historia.Latonoamérica. Latinoamérica, en cambio, ha sido el motor de los resultados. Brasil tira más que nunca y México mejora. Sólo Colombia flaquea entre las filiales locales. La compañía, además, se ha centrado en la rentabilidad en 2008. Si los ingresos crecen un 10,4%, el resultado operativo se dispara el 34,8%.Deuda. Telefónica siguió rebajando su deuda el año pasado, hasta dejarla en 42.733 millones. Sumada a los compromisos de pago, es menos de dos veces Ebitda. 2.100 millones de reducción proceden de la caída de las divisas.Telecom Italia. También la incursión de Telefónica en Telecom Italia ha pasado factura. La caída de la cotización ha disparado las minusvalías en la inversión de la española, que ha optado por ser prudente y sanear el valor de su participación. Lo ha hecho por 209 millones que, netos de impuestos, se quedan en 146 millones.Consejo. El consejo de Telefónica cobró el año pasado 21,13 millones de euros, algo menos que en 2007, pero con dos ejecutivos menos en el órgano. Alierta y los otros dos consejeros con funciones directivas se repartieron 15,95 millones.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_