Para invertir: planes de pensiones

La caída de la Bolsa penaliza a un tercio de los partícipes

El deterioro de la Bolsa ha intensificado las pérdidas de los planes de pensiones de renta variable, que ya rondan el 40% de pérdida anualizada y más del 15% en lo que va de año. Un tercio de los partícipes se ven duramente castigados no sólo a través de los planes bursátiles puros sino también a través de los de tipo mixto, en los cuales las pérdidas superan el 20% anual.

Los planes de Bolsa han sido tradicionalmente muy poco partidarios de concentrarse en la Bolsa española sino que han diversificado sus inversiones, abriendo el abanico tanto de los mercados como de las divisas. En estas circunstancias, con el fuerte deterioro comparativo de la renta variable española en relación con otros mercados, la estrategia diversificadora tiene sus ventajas y tiende a minimizar las pérdidas, alejando a los planes de renta variable de los fuertes retrocesos que se pueden encontrar en los productos de inversión muy estrechamente correlacionados con el mercado doméstico.

La decepcionante evolución de las Bolsas está dejando por lo tanto a los planes de perfil más defensivo, como los de renta fija a corto plazo y en menor medida los de renta fija a medio y largo plazo, como el único recurso con ciertas garantías a la hora de acumular capital para la jubilación a través de los planes de pensiones, aunque siempre cabe valorar la importancia del ciclo para hacer valer el atractivo de los planes bursátiles, que en plazos de tiempo dilatados suelen tener una mejor rentabilidad.

Eso no significa que incluso los partícipes que están en los planes con una expectativa de vida laboral todavía dilatada por delante se tengan que conformar únicamente con la esperanza de un mundo mejor, en el que las inversiones bursátiles acabaran recuperando territorio. Se pueden conjugar las dos estrategias de inversión: defensiva en los momentos malos del ciclo económico y más agresiva en los momentos alcistas.