Saab anuncia suspensión de pagos

La empresa cuenta con 4100 empleados en Suecia

El fabricante sueco de coches Saab ha presentado una declaración de insolvencia ante su situación de quiebra, aunque la fábrica continuará produciendo vehículos.La compañía, filial del grupo estadounidense General Motors, no ha soportado su déficit desde hace años y se ha declarado en suspensión de pagos. El gigante automovilistico se plantéa ahora fusionar la empresa sueca con el fabricante alemán Opel, perteneciente también a General Motors.Saab cuenta con una plantilla de 4100 personas en Suecia que podrían ver peligrar su puesto de trabajo. De hecho, el Gobierno sueco ha manifestado su decepción con el grupo norteamericano y ha criticado la forma en la que General Motors pretende deshacerse de Saab.