Un precedente para Guantánamo

Las personas que salgan liberadas sin cargos de Guantánamo y deseen pedir proteccion internacional a la Unión Europea cuentan desde hoy con un importante precedente judicial. Una sentencia del Tribunal de Justicia europeo ha reconocido que los solicitantes de ese tipo de protección no necesitan demostrar de manera específica que su vida correría peligro si regresaran a su país de origen. El veredicto considera que basta acreditar la existencia de un riesgo real derivado de la violencia indiscriminada que sufre el país o la región de procedencia del solicitante.


El precedente, curiosamente, lo ha sentado un matrimonio irakí que prestó servicios a las fuerzas de ocupación de su país. El marido, un musulmán chiíta, trabajó para una empresa británica "encargada de la seguridad del transporte de personas desde el aeropuerto hasta la zona denominada verde", relata el fallo judicial. Él y su esposa, musulmana sunita, huyeron después de recibir amenazas de muerte por "colaboracionistas". E hicieron bien porque la amenaza no parecía baladí: un tío de la familia, que trabajaba para la misma empresa, fue asesinado por "las milicias", como llama el Tribunal a los autores del asesinato. A pesar de todo, Holanda denegó al matrimonio los permisos de residencia porque "no habían probado el riesgo real de amenazas graves e individuales al que, según ellos, se verían expuestos en su país de origen".

Normas
Entra en El País para participar