EDITORIAL

La pujanza del móvil

El Mobile World Congress, que abrió sus puertas ayer en Barcelona, se consolida en su cuarta edición en la capital catalana como el mayor escaparate internacional de la industria de las telecomunicaciones. Ya cuando la pasada edición dejó de llamarse 3GSM World Congress para ampliar sus miras por la revolución que supone la convergencia y la integración de las tecnologías, el encuentro reafirmó su potencia y la de todo el sector. Esta edición, aunque esté marcada por la recesión económica, también está siendo la expresión de la fuerza de las empresas y sus novedades y soluciones. Las empresas, más contenidas por las circunstancias, han restado oropel para centrarse en la eficacia con altas dosis de realismo. El mercado de móviles es de las pocas tecnologías en las que España está en cabeza. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son un motor de la economía, y como tal han de ser una apuesta firme de España.