Impuestos

651.000 empresas pidieron aplazar su deuda fiscal en 2008

El endurecimiento del crédito ha elevado hasta niveles nunca vistos las solicitudes a Hacienda para suspender temporalmente las deudas tributarias. En 2008, 651.000 contribuyentes, la mayoría empresas, reclamaron aplazamientos por 8.579 millones de euros, un 46% más que el año anterior.

Pagar el IVA o el impuesto de sociedades se ha convertido en un grave problema para muchas empresas que no encuentran en la banca la liquidez que necesitan. Unas 651.000 empresas en 2008, un 29,5% más que el año anterior, reclamaron a Hacienda aplazar deuda por un importe total de 8.579 millones de euros, según datos el Ministerio de Economía a los que ha tenido acceso CincoDías.

La estadística indica que la tesorería de las empresas se ha agravado en la parte final de 2008. En los dos últimos meses del año, las empresas pidieron a Hacienda aplazar 3.500 millones de euros. Es decir, el 38% del importe de las solicitudes de aplazamiento de todo 2008 se originó en noviembre y diciembre.

El Ministerio de Economía ha repetido en los últimos meses que será 'sensible' a las dificultades de liquidez de las empresas. Así, es previsible que la mayoría de solicitudes de moratorias en el pago de impuestos se acepte. En 2007, se denegaron el 26% de las peticiones. Probablemente, este porcentaje disminuirá.

Retrasar los pagos tributarios no es, ni mucho menos, gratis. Se aplica el llamado interés de demora, que en 2008 fue del 7%, la misma cifra que los Presupuestos Generales del Estado han establecido para este año. El tipo oficial del BCE está en el 2%. Desde la Agencia explican que no puede ser más barato aplazar una deuda que pedir un crédito al banco.

Sin embargo, ante la difícil situación crediticia actual, a muchas empresas les resulta más fácil pedir una moratoria que un préstamo. Si presentan un aval junto a la solicitud de aplazamiento se aplica el interés legal, que en 2008 se encontraba en el 5,5%.

La mayoría de compañías reclaman a Hacienda aplazamientos en el IVA y el impuesto de sociedades, aunque también se pueden solicitar en el pago de las retenciones a cuenta del IRPF. En estos casos, la empresa debe justificar que ese gasto comprometerá su capacidad productiva o los puestos de trabajo. Hasta ahora, era difícil que Hacienda aceptara aplazar retenciones en el IRPF. Sin embargo, a finales del año pasado, el ministro de Economía, Pedro Solbes, aseguró que la Agencia Tributaria permitiría, 'excepcionalmente', retrasar los pagos en el IRPF.

Cuando la deuda que se pide posponer no supera los 6.000 euros, no es necesario presentar un aval o garantía. Una vez realizada la petición, Hacienda tiene hasta tres meses para contestar. Entre otras cuestiones, la administración tributaria valora que los problemas de liquidez que sufre a la compañía sean reversibles y pueda saldar su deuda en el futuro.

29.500 millones por cobrar

La deuda pendiente de cobro de la Agencia Tributaria ascendía a fecha de octubre de 2008, a unos 29.500 millones de euros. Una cifra superior al superávit que obtuvieron el conjunto de Administraciones Públicas en 2007. De éstos, unos 13.000 millones es deuda que está suspendida en los tribunales por recursos o reclamaciones. Otros 7.500 millones se encuentran en fase de ejecución. Es decir, que los órganos de recaudación de la Agencias Tributaria han identificado patrimonios de morosos y los están embargando.

En cualquier caso, es previsible que en los próximos años aumente la deuda pendiente de cobro de la Agencia Tributaria. Por la subida sin precedentes de las solicitudes de aplazamientos y por el probable incremento de los contribuyentes morosos.