Economía

Hacienda elevará el control sobre los beneficios declarados en Sociedades

El Gobierno incrementará el control sobre los beneficios que las empresas declaran en el impuesto de sociedades. Para los inspectores de Hacienda, ello indica que la Agencia Tributaria reconoce el aumento del fraude en un tributo cuya recaudación, con los últimos datos de noviembre de 2008, ha caído un 36% en un año.

Oficina de la Agencia Tributaria
Oficina de la Agencia Tributaria

El nuevo plan de control tributario de 2009 que acaba de aprobar Hacienda pone la lupa sobre aquellas empresas que, 'habiendo declarado un resultado contable relevante, hayan procedido a presentar autoliquidaciones en el impuesto sobre sociedades con resultado muy reducido'. Fuentes de la Agencia rechazan que estas actuaciones respondan a un posible aumento del fraude de las empresas con el objetivo de reducir las bases imponibles del impuesto de sociedades y tributar, así, menos.

Hacienda argumenta que incrementa el control para cerciorarse de que los nuevos beneficios fiscales aprobados por el Gobierno, como la libertad de amortización, se aplican correctamente sin planificaciones fiscales abusivas.

Sin embargo, la evolución de la recaudación de los principales tributos -IRPF, IVA y sociedades- sugiere, según la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), un incremento del fraude fiscal. Por ejemplo, en julio de 2008 -cuando se liquidó el impuesto de sociedades correspondiente al ejercicio del año anterior- la recaudación había caído un 17,8%. Sin embargo, según el Banco de España, los beneficios empresariales habían aumentado un 14,9% en 2007.

Una diferencia que, para los inspectores, no puede explicarse sólo por la rebaja de los tipos impositivos que se han aplicado en los últimos dos años. Y deducen que se ha producido un aumento del fraude fiscal. Es decir, que las empresas utilizan la ingeniería fiscal más allá de lo permitido para declarar menos beneficios de los que realmente han obtenido.

El IVA, el segundo impuesto por recaudación, es el otro gran tributo en el que algunos analistas ven la sombra del fraude. De enero a noviembre de 2008, su recaudación ha caído un 13,7%, mientras que el consumo privado en el tercer trimestre aumentó un 0,1% en tasa interanual.

Desde la Agencia Tributaria sostienen que ello no indica necesariamente un incremento del fraude. La menor recaudación se debe a multitud de factores, explican. Por ejemplo, la consolidación fiscal de los grupos de IVA provoca una disminución de los ingresos. Por otra parte, en la estadística del consumo se incluye el gasto en educación y sanidad, dos áreas que están exentas de IVA. Además, la caída de los ingresos procedentes de la fiscalidad indirecta se ha visto afectada por la crisis en la construcción, ya que la compraventa de viviendas nuevas tributan al 7% en IVA. Y en la estadística del consumo, el peso de la construcción es menor que sus efectos sobre los ingresos fiscales.

El primer impuesto por recaudación, el IRPF, ha mantenido una evolución menos negativa. El Estado llevaba ingresado en noviembre un 2% menos que el año anterior, una cifra que contrasta con las caídas verticales en el IVA y sociedades. Los inspectores de Hacienda destacan la coincidencia de que el impuesto que ha mantenido una evolución más positiva sea, precisamente, aquel en el que es más difícil el fraude.

¿La crisis incrementa la economía sumergida?

La ecuación es simple. En momentos de recesión económica, aumentan los incentivos para sortear el pago de impuestos y, por lo tanto, la economía sumergida se incrementa. Sin embargo, Hacienda recela de esta lógica. 'No hay ninguna evidencia de que la economía sumergida haya aumentado', defienden fuentes de la Agencia Tributaria. Explican que el hecho de que un contribuyente no cumpla en un determinado mes o trimestre con sus obligaciones fiscales no lo convierte en un actor más de la economía sumergida.

Sin embargo, algunos expertos sostienen que las estadísticas indican lo contrario. Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, defiende que las diferencias que arrojan los datos de la Encuesta de Población Activa que elabora el INE y la Seguridad Social sugieren un aumento de la economía sumergida. Así, según la EPA, en el último trimestre de 2008 se destruyeron 620.000 empleos, mientras que la Seguridad Social perdió unos 900.000 cotizantes. Una explicación plausible de esta diferencia es que muchos trabajadores que han dejado de cotizar mantienen su empleo sin rendir cuentas con el fisco. La hipótesis de Oliver es que la destrucción se ceba especialmente en los trabajadores temporales que, tras concluir su contrato, mantienen el empleo 'en negro'.

En cualquier caso, esta discusión constata la necesidad de establecer una estadística sobre la economía sumergida. Evidentemente, los datos serían aproximativos pero permitirían realizar comparaciones de un año a otro y facilitarían la evaluación de las políticas antifraude. Los últimos estudios indican que la economía sumergida rondaba el 20% del PIB en el año 2000.

Otros objetivos de la Agencia.

Devolución de IVA. La posibilidad de solicitar la devolución mensual del IVA es la principal novedad fiscal para este año. Hacienda, según indican las directrices del nuevo Plan de Control Tributario, "dará prioridad a las actuaciones de control de carácter preventivo" sobre las empresas que pidan la devolución mensual.

Billetes de 500. Como en años anteriores, la Agencia Tributaria "realizará un número muy significativo de actuaciones" para controlar aquellas operaciones económicas, realizadas entre 2004 y 2007, en las que se hayan utilizado un alto número de billetes de 500 euros y 200 euros.

Inmobiliario. A pesar de la crisis que acecha al sector, el mercado inmobiliario sigue entre las prioridades de Hacienda. La Agencia Tributaria aprovechará "las novedades tecnológicas desarrolladas por la Dirección General del Catastro que permiten la determinación más exacta de los precios de mercado de los inmuebles".

Módulos. Hacienda "intensificará el control" sobre el sistema de módulos, por el que tributan la mayoría de pequeños empresarios y autónomos. Se vigilará especialmente aquellas empresas que realicen un elevado número de operaciones por importes significativos con empresarios en módulos, lo que "puede ser un indicio de la existencia de facturas falsas".

Patrimonio. El impuesto sobre el patrimonio, a efectos prácticos, ya ha desaparecido y ningún contribuyente pagará un euro por él este año. Sin embargo, Hacienda mantendrá el control sobre los periodos impositivos anteriores a 2008. Es decir, trabajará para identificar a contribuyentes que, siendo propietarios de importantes patrimonios, no hayan realizado la declaración.