Bajada

El 'bonus' en acciones de González y Goirigolzarri cae un 36%

El presidente de BBVA, Francisco González, y el consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, percibirán 454.400 y 383.400 acciones, respectivamente, como resultado del plan de incentivos a largo plazo del periodo 2006 a 2008. Esta retribución es un 36% menor a la recibida cuando concluyó el anterior programa, en 2006.

El resto del equipo directivo del grupo a nivel mundial, formado por más de 2.000 personas, también se verá afectado por esta menor retribución a largo plazo, con un descenso en torno al 20%.

El sistema de incentivación a largo plazo (ILP) para 2006-2008 determina los bonus en relación con la evolución bursátil de 13 bancos europeos (Santander, BNP Paribas y UBS, entre otros). De acuerdo con los cálculos de la entidad, BBVA ha sido la tercera firma con mejor desempeño del grupo con el que se compara.

Ayer también se supo que el consejo de administración del banco ha acordado proponer a la junta general de accionistas la congelación de la retribución de toda su alta dirección para 2009. La congelación del salario del presente ejercicio se aplicará tanto sobre el salario fijo como sobre la base que se utiliza para la remuneración variable.

La medida afectará a unos 300 directores corporativos, aunque podría haber ligeras excepciones para recoger las singularidades macroeconómicas de algunos de los países donde el grupo tiene filiales.

La cúpula directiva incluye, además de a los directores corporativos, a los integrantes del comité de dirección y a los consejeros ejecutivos (presidente, consejero delegado y consejero secretario general).

Hasta la publicación del informe de gobierno corporativo de 2008, el último dato sobre la remuneración de la cúpula directiva se refiere a 2007, cuando ganaron 18,3 millones de euros.

Además, BBVA ha elaborado un nuevo programa de incentivos a largo plazo para el periodo 2009-2010.

Integración de filiales

El consejo de administración de BBVA aprobó proponer a la junta general de accionistas la fusión por absorción de dos de sus filiales en España (Banco de Crédito Local y BBVA Factoring) y un cambio de estatutos para pagar el dividendo en acciones.