Ayudas

El plan Vive primó al 25% de los coches vendidos en enero

Pese a las críticas unánimes del sector, el plan Vive avanza como alternativa para financiar las compras de automóviles. El programa de renovación del parque mediante la ayuda a la financiación de la compra de un coche nuevo si se entrega uno antiguo suma hasta la fecha un total de 9.039 operaciones, según los datos facilitados ayer por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El uso que los consumidores hacen de este plan, además, se va acelerando a medida que pasa el tiempo. Del total de operaciones acogidas al Vive hasta la fecha, 6.454 se produjeron durante la segunda quincena de enero. Industria indicó que esta cifra pone de manifiesto que uno de cada cuatro coches que se vendieron entre el 15 y el 31 de enero se acogieron programa.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, aseguró ayer que el Vive es un 'éxito en toda regla' que va 'muy por encima del objetivo previsto', por lo que vaticinó que su dotación de se agotará 'mucho antes de lo esperado', e incluso 'antes de que acabe el año'.

La primera versión de este programa de achatarramiento vio la luz en agosto. Los severos requisitos y el hecho de que el programa se anunciase en verano provocaron que fracasase y que en los primeros meses apenas se acogiesen una decena de operaciones. En noviembre, el Ministerio de Industria introdujo algunos cambios, que han mejorado su aceptación.

El actual Vive facilita financiación para sustituir vehículos de más de diez años de antigüedad o de más de 250.000 kilómetros por automóviles nuevos o usados con una antigüedad inferior a cinco años. A través del programa, se conceden préstamos sin intereses para los primeros 10.000 euros destinados a financiar coches con un precio no superior a 30.000 euros, mientras el plazo de amortización se sitúa en cinco años, incluido uno de carencia de principal. El plan estará vigente hasta el 31 de julio de 2010, a no ser que los 1.200 millones destinados al programa se agoten antes, y la tramitación se efectúa a través de las oficinas de las entidades financieras con las que el ICO ha suscrito los correspondientes contratos de colaboración.