Paolo Vazzoler

'No soporto trabajar con gente que siempre dice que sí a todo'

Ex jugador profesional de baloncesto, dirige las riendas de la firma demoda del grupoValentino conmétodosdeportivos. Notemela crisis, porque las ventas en China compensaránla caída registrada en algunos países europeos.

Habla rápido y derrocha energía. Paolo Vazzoler (Treviso, Italia, 1961). Fue jugador profesional de baloncesto, del Benetton italiano, hasta 1994. 'He jugado contra la historia de España: contra Epi y Corbalán', explica. Aplica métodos deportivos para dirigir las riendas de la firma de ropa italiana Marlboro Classics, convencido de que, en el fondo, el entorno empresarial y el deportivo 'se parecen muchísimo'.

A los deportistas profesionales les cuesta reconducir su carrera una vez retirados. No es su caso.

Siempre me preocupé de estudiar, porque sabía que eso acabaría algún día. Es cierto que no es habitual en Europa tener esta mentalidad. Los deportistas de primerísimo nivel como Pau Gasol, no tienen problema, pueden pasarse el resto de su vida jugando al golf, pero ¿y los demás? Algo tienen que hacer. Para mí, 1994 fue un año duro, dejé el baloncesto profesional y empecé con un empleo nuevo, donde trabajaba mucho por un sueldo muy bajo.

¿Qué consejos le daría a un deportista profesional que acaba su carrera?

Antes que nada, debe olvidar que un día fue famosos. Lo primero que hice yo fue esconder todas las fotos, para tener presente que ya no era nadie y que tenía que volver a empezar. Si uno es famoso piensa que lo va a ser siempre y no es así.

¿Aplica métodos del entorno deportivos para dirigir la empresa?

Sí. En realidad el entorno empresarial y el deportivo se parecen mucho porque son muy competitivos. Sobre todo el concepto de equipo, si no ganamos todos yo no puedo ganar. Aunque haber estudiado economía resulta fundamental a la hora de enfrentarme a los números, a los análisis o a los contratos.

¿Qué valora más en alguien que trabaje en su equipo?

Primero, la honestidad y la lealtad, lo valoro en todas las relaciones, no sólo en la laboral. Quiero a alguien curioso, con la mente abierta, que vaya al cine, a los restaurantes, que lea mucho, que se mantenga diariamente activo. Y, sobre todo, que no diga siempre que sí, lo odio. Me gusta que me cuestionen, que me digan lo que piensan, aunque sea contrario a lo que pienso yo. Soy de los que cierra la puerta del despacho cuando tengo una reunión, nos decirnos de todo, pero cuando acabamos sé que hemos dicho lo que pensábamos y que las cosas están claras. Tengo una idea muy competitiva de la dirección.

¿En qué se manifiesta?

Siempre les digo a mis colaboradores que lo hagan lo mejor posible para intentar quitarme la silla. Y yo cada día tengo que esforzarme por ser mejor que ellos y que no me la quiten. Es igual que el baloncesto, un reto continuo. Esta manera de gestionar me sirve para mantener mi crecimiento personal, sin alguien que esté a tu nivel no puedes crecer.

Su empresa nace como una licencia de la marca de tabaco Marlboro, ¿a qué le obliga esa licencia?

Hace 22 años, el grupo Marzotto quería hacer una colección denim y creyó que obtener la licencia de Marlboro sería una buena manera. Así nació la marca. Es una buena mezcla, un icono americano en manos de una compañía italiana. Tenemos toda la autonomía para tomar decisiones, la licencia es muy libre y no obliga a nada.

En España cuentan con dos tiendas propias, en Barcelona y en Madrid. ¿Tienen algún plan de crecimiento o no es el momento?

Quizá no sea el momento para hacerlo y no todo el mundo puede seguir con sus planes, pero nosotros podemos, así que en el fondo puede que sea una oportunidad. Tenemos previsto abrir este año una tienda en Alicante y si pudiera ser también en Valencia, Sevilla y Bilbao. Estamos muy interesados en los establecimientos propios porque en España nos resulta difícil abrir en centros comerciales.

¿Por qué?

En la mayoría de centros comerciales el nivel de las marcas que están presentes no es muy alto, hay excepciones, pero es la tónica general. Hay otra particularidad, no estábamos en El Corte Inglés y ahora vamos a estar. En España si no estás allí no eres nadie. Lo contrario que en otros países, donde a nuestros clientes no les gusta vernos en grandes almacenes. Por último, también aumentaremos la presencia en tiendas multimarcas, porque es la mejor manera de entrar en ciudades pequeñas.

¿Las cifras de 2008 se han visto ya afectadas por la crisis?

Hemos facturado un 3% más que en 2007 173 millones de euros, comparando la misma área, así que estamos contentos. En los próximos dos meses vamos a abrir nueve tiendas propias en Europa, por eso insisto en que la crisis puede ser una oportunidad.

¿Qué previsión tiene para 2009?

Nosotros, de momento, vamos muy bien en Asia, hemos abierto ocho tiendas en Shanghai, tenemos la suerte de estar gustando mucho en China, y en Rusia y en Oriente Próximo tenemos planes de crecimiento. Así que la caída de ventas en Europa la estamos compensando con el aumento en países de otros continentes. De momento, no veo ninguna cifra que me asuste. Pero sí, es cierto, estoy hablando de este escenario, ahora, y no sé cómo va a evolucionar. Es posible que el momento peor en el retail sea durante este próximo verano.

Sin miedo a las cadenas de ropa barata

La gente quiere prendas que les haga sentirse especiales', afirma Paolo Vazzoler, director general de Marlboro Classics. 'No se volverá a vestir de la misma marca de pies a cabeza, sobre todo las mujeres combinan prendas de marcas de lujo con pañuelos de Zara o H & M, pero nosotros hacemos prendas que las cadenas baratas no pueden imitar. Hay valor industrial detrás'. 'Se acabó el logo por el logo, pero si ofreces valor añadido te van a seguir comprando', concluye. La firma, con sede en Milán, fabrica el 9% de sus prendas en China. 'No vamos a producir masivamente allí, porque no podemos vender en aquel país ropa hecha en China, nuestros cliente se sentirían decepcionados'. La empresa es propiedad de la familia Marzotto y produce bajo licencia gracias a un acuerdo con Philip Morris. La familia italiana tiene también el 51% de Hugo Boss en Valentino Fashion Group.