Finanzas

Santander logra mantener su beneficio pese a la crisis

El grupo Santander ha obtenido un beneficio en 2008 de 8.876 millones de euros. Aunque esta cifra está lejos de su objetivo fijado en 10.000 millones, representa una caída de tan sólo un 2% respecto a los resultados de 2007. Toda una proeza para un ejercicio marcado por la crisis económica y financiera, y el caso Madoff.

Santander siempre sorprende. Este adagio, tantas veces repetido en el sector financiero, volvió ayer a cumplirse, como si de un axioma se tratara. En una jornada que debía estar marcada por los resultados de su principal rival nacional, BBVA, el grupo presidido por Emilio Botín cogió a contrapié a propios y extraños al dar un avance de sus cuentas anuales.

El desencadenante de este adelanto de los resultados de 2008 (la fecha oficial es el 5 de febrero), es la necesidad de cuantificar con exactitud el impacto que va a tener sobre las cuentas del banco la indemnización a sus clientes por el caso Madoff.

El miércoles, Santander había explicado que compensaría a buena parte de los afectados por esa estafa piramidal, con la emisión de 1.380 millones de deuda. Esta medida, según reconoció la entidad, supondría un merma de 500 millones (350 millones después de impuestos) en los resultados de 2008. Horas más tarde del anuncio, el banco contactó con la CNMV y acordaron completar la información.

SANTANDER 4,42 0,87%

De acuerdo con los datos facilitados ayer, Santander cerró el pasado ejercicio con un beneficio atribuido de 8.876 millones de euros, lo que representa un 2% menos que la cifra obtenida un año atrás. Teniendo en cuenta tan sólo el resultado recurrente -que en esta ocasión coincide con el atribuido-, el dato representa un incremento del 9,4% respecto al de 2007.

Esos 8.876 millones pueden parecer escasos si se compara con el objetivo de 10.000 millones fijado por Botín en la junta general de accionistas. Sin embargo, la cifra hay que ponerla en relación con el impacto que ha supuesto el caso Madoff para el grupo y, especialmente, con las colosales pérdidas que han anunciado otros gigantes europeos como Royal Bank of Scotland (31.000 millones) o Deutsche Bank (3.800 millones).

La contracción del mercado del crédito y las fuertes turbulencias financieras han sesgado buena parte de las ganancias del sector financiero global. A la espera de que termine la ronda de resultados, todo apunta a que Santander va a convertirse en el primer banco del mundo por beneficios.