¿Hasta dónde llegará la caída del precio de los pisos? Los expertos hablan de hasta un 50%

El precio de la vivienda debería caer entre un 40% y un 50% para que se pueda completar el ajuste del mercado inmobiliario, según un estudio del catedrático de de Economía de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, José García Montalvo, presentado hoy por la Confederación Española de las Cajas de Ahorro (Funcas).

Se vende.
Se vende.

Así, teniendo en cuenta que el precio de la vivienda ya habría descendido entre un 8% y un 10%, según datos de tasaciones, el ajuste que aún quedaría por delante sería de más del 30%.

El estudio, titulado 'De la quimera inmobiliaria al colapso financiero', indica que sólo con una caída de los precios de estas proporciones podrá volverse a las ratios tradicionales en indicadores como el tiempo que tardaría una familia en comprar una vivienda dedicando toda renta disponible -que debería pasar del pico de 7,1 años en el tercer trimestre de 2008 a 4 años- o la rentabilidad de los alquileres, que debería incrementarse del 2% al 3,8%.

Este descenso de los precios, según el autor del informe, está directamente ligado al 'stock' de vivienda libre sin vender en manos de los promotores, que, según sus estimaciones, podría haber alcanzado los 1.050.000 inmuebles al término de 2008 y que, de acuerdo con los actuales ritmos de venta, tardará más de tres años en absorberse.

Si bien, a esta cifra habría que añadir las viviendas pendientes de venta por parte de los inversores particulares, que suponen una competencia para los promotores, y la vivienda protegida en la misma situación.

A las puerta de la recapitalización de la banca

Asimismo, García Montalvo indicó que esta situación, se traducirá en mayores dificultades para el sistema financiero, que ha concedido en los últimos años un gran volumen de créditos al promotor.

Así, puso el ejemplo de países como Japón o EE.UU. en los que, en momentos en los que el precio de la vivienda ha caído entre un 15% y un 20%, se han puesto en marcha medidas de recapitalización de los bancos, lo que, a su juicio, no es descartable en España llegado el momento.

A raíz de este comentario, el autor del informe indicó que "no es descabellado" y, por el contrario, "absolutamente racional" que las entidades financieras hayan 'cerrado el grifo' del crédito, ya que, por un lado, pueden incrementar así sus reservas en previsión de una empeoramiento de la situación, y evitar al mismo tiempo sumar créditos que se puedan convertir en morosos.

Por último, defendió que si, para localizar productos 'subprime', se toman criterios como el historial crediticio del titular de las hipotecas o sus niveles de endeudamiento, en España "hay muchísimos productos 'subprime', puesto que se han concedido créditos a personas que no había contratado antes ninguna, hasta por el 100% de la vivienda y con unas cuotas mensuales de más de 40% de su renta.