Standard & Poor's

Un experto se plantea el sentido de la fe ciega en las agencias de 'rating'

Un profesor de economía en la Universidad de Lovaina se pregunta hoy en el Financial Times cómo es posible que se siga confiando en las agencias como Standard & Poor's cuando rebajan la calificación de España, Portugal o Grecia si demostraron estar tan equivocadas en el pasado.

"¿Es posible que S&P esté todavía dedicada al negocio de producir análisis de riesgo? ¿No deberían las agencias de calificación haber cerrado tras habernos dicho durante años que no debíamos preocuparnos por las deudas gigantescas de bancos y empresas?", se pregunta el profesor Paul de Grauwe.

El experto belga señala que en estadísticas se distingue entre errores del tipo I y II: los primeros se producen cuando se rechaza una hipótesis (por ejemplo, que una empresa entraña riesgos) cuando debería haberse aceptado. El del segundo tipo ocurre cuando se acepta a la inversa una hipótesis cuando debía haberse rechazado.

Las agencias de calificación "cometieron sistemáticamente errores del tipo I en el pasado" con las compañías a las que analizaban, hasta que estalló la crisis, critica de Grauwe. "No hay razón alguna para creer ahora que esas mismas agencias que destacaron por sus errores del tipo I no vayan a poder cometer otros del segundo tipo. Más bien, tenemos razones más que suficientes para creer que van a cometerlos", agrega.

De Grauwe explica que la deuda pública de Grecia, Irlanda y España ha decrecido incluso a un ritmo más rápido que la del conjunto de la eurozona y agrega que la de Irlanda y España era aproximadamente la mitad de la que tenían Alemania y EEUU en 2007. "Es cierto que desde que estalló la crisis, la deuda gubernamental de esos países ha aumentado rápidamente. Pero lo mismo ocurre con la de EEUU y el Reino Unido. Y sin embargo, no se han lanzado advertencias contra estos últimos", critica el experto.

"Parece pues no sólo que la reacción de las agencias es excesiva al gritar que viene el lobo (error del tipo II), sin que ésas son al mismo tiempo muy selectivas en esa hiperreacción. Se señala a ciertos gobiernos, pero no a otros, por razones que resultan oscuras", agrega el profesor de Lovaina.

En tono humorístico, De Grauwe comenta que lo mismo que los paquetes de cigarrillos llevan obligatoriamente la advertencia de que fumar perjudica gravemente la salud, habría que obligar a las agencias tipo S&P a acompañar de avisos equivalentes sus calificaciones de riesgo.