Infraestructuras

Isolux se adjudica por 720 millones de euros su primera autopista en Brasil

Un consorcio formado por el grupo Isolux Corsán (75%), la ingeniería Engevix (20%) y la constructora brasileña Encalso (5%) se ha adjudicado la construcción y explotación de la primera fase de la autopista que une Salvador de Bahía y Río de Janeiro, en Brasil. El proyecto, el primero de este tipo que logra Isolux en el país, necesitará una inversión aproximada de 720 millones de euros, según informó ayer la empresa.

La concesionaria operará la autopista, de 680 kilómetros, durante 25 años. Las carreteras incluidas en el proyecto son la BR-324, que une Salvador de Bahía hasta Feira de Santana con un total de 113 km, y la BR-116, que une Feira de Santana con el límite del Estado de Minas Gerais, con un total de 567 kilómetros. Ambas vías se encuentran en el Estado de Bahía.

El proyecto consiste en la ampliación y remodelación del corredor de transporte existente, que pertenece a la Agencia Nacional de Transportes Terrestres, dependiente del Gobierno federal brasileño. En concreto, las obras pasan por aumentar los viales existentes a cuatro (dos en cada sentido), con tres tramos que tendrán hasta seis viales en algunas zonas. La autopista está considerada como uno de los corredores de transporte más importantes del país.

Con este nuevo proyecto, el grupo constructor español ya es concesionario de un total de 1.268 kilómetros de autopistas distribuidas por países como Brasil, México, India y España.