Secretario de Hacienda

Ocaña asegura que los bancos "no tendrán futuro" si no conceden créditos

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, aseguró hoy que las entidades financieras "no tendrán futuro" si no empiezan a conceder créditos, ya que es la actividad a la que se dedican fundamentalmente.

En un encuentro digital para responder a las dudas del 'Plan E' del Gobierno, Ocaña admitió que en los últimos meses ha habido problemas en el sector financiero, que son precisamente los que motivaron que el Ejecutivo pusiera en marcha medidas para la concesión de créditos.

"Y eso es lo que queremos y estamos persiguiendo", indicó Ocaña, quien también se refirió a otras iniciativas creadas por el Ejecutivo para hacer frente a la crisis, como la deducción de 400 euros en el IRPF o el 'cheque-bebé'.

En este sentido, aseguró que ambas iniciativas seguirán vigentes y funcionarán a lo largo de 2009. En el caso de las ayudas por nacimiento, recordó que las familias recibieron 1.230 millones por más de 490.000 nacimientos o adopciones en 2008.

"Es una ayuda importante para las familias y no tenemos ninguna intención de quitarla", subrayó Ocaña, quien también explicó que los 400 euros ya están incorporados en la nómina de enero, por lo que este año no se recibirán los 200 euros en el mes de julio, sino que se prorrateará durante los doce meses.

Preguntado por la posibilidad de que el nuevo sistema de financiación autonómica aumente el déficit público previsto por el Gobierno para el 2009 (5,8%), Ocaña explicó que esto no tiene porque ser así, ya que el sistema facilitará más recursos a las CC.AA., que podrán así reducir su déficit y generar un efecto nulo en el total de las Administraciones Públicas.

En cuanto a las previsiones de la Comisión Europea, que apuntan a una contracción económica del 2% en 2009 y elevan la tasa de paro casi al 19% en 2010, Ocaña recordó que las estimaciones en un contexto económico como el actual "nunca son fáciles" debido al "baile de cifras" que provoca el ajuste económico.

"Estamos trabajando para que esa previsión no se cumpla", señala el secretario de Estado, tras recordar que la intención del Gobierno es que la crisis actual afecte al menor número posible de trabajadores y garantizar una vez más el cobro de las prestaciones por desempleo a todos los parados.

No habrá bajada de impuestos

Preguntado por el peor momento de la crisis, Ocaña señaló que es justo ahora cuando la economía está atravesando las mayores dificultades, y confió en que en el segundo trimestre de 2009 se puedan ver "los primeros indicios tímidos" de recuperación.

Sobre una eventual bajada de impuestos para hacer frente a la crisis, Ocaña aseguró que el Gobierno no está en contra de las bajadas de impuestos, pero consideró que ahora hay que esperar un tiempo para que se consoliden los últimos recortes y para ver sus efectos.