Primeras decisiones

Obama ordena el cese temporal de los juicios de Guantánamo

No lleva ni 24 horas en el poder, pero el nuevo presidente de EE UU, Barack Obama, ya ha tomado sus primeras decisiones. Y marcan una diferencia fundamental con su antecesor, George W. Bush, ya que van encaminadas al cierre de Guantánamo, que ya anunció hace tiempo. Obama ha ordenado la suspensión temporal, 120 días, de los procesos abiertos a los presos del controvertido penal mientras la nueva Administración "revisa" los procesos allí emprendidos.

Obama ha ordenado a los fiscales de los tribunales especiales que pidan una suspensión de 120 días en todos los casos pendientes de juicio, por lo que los jueces tomarán hoy la decisión de dejar en suspenso los juicios. Son 21 los que están en marcha en este momento en la base naval de Guantánamo, ubicada en Cuba. En cinco de los casos, los prisioneros, acusados de planear los atentados del 11-S, se enfrentan a la pena de muerte. En el escrito de petición de los fiscales se puede leer que reclaman la suspensión "en interés de la justicia". El nuevo presidente afirmó ayer en Washington de Washignton en el discurso de su investidura que EE UU no podía elegir entre su "seguridad" y sus "ideales".

La decisión de Obama, transmitida por el Secretario de Defensa, Robert Gates a los fiscales, dice: "Para dar al nuevo presidente y a su administración tiempo para revisar los procesos de las Comisiones Militares en general, y los casos pendientes ante estas Comisiones, en particular, el secretario de Defensa, por orden del presidente, ha ordenado al fiscal jefe pedir la suspensión de 120 días de todos los casos pendientes". La orden busca, según reza el documento, "otorgar a la nueva Administración el tiempo suficiente para reexaminar los dosieres de los detenidos actualmente en Guantánamo que no hayan sido declarados como liberables o transferibles". Por la base naval de Guantánamo han pasado más de 700 detenidos, aunque ahora quedan unos 250. Muchos han sido devueltos a sus países y ahora se especula con el futuro de los que quedan. Algunos países europeos se han ofrecido para hacerse cargo de los que no son "liberables" o no pueden ser devueltos porque en su país podría esperarles destinos trágicos.

Tribunales especiales

Los internos de Guantánamo que han logrado, después de hasta seis años sin ser acusados formalmente, ser llevados a juicio, se enfrentan a unos tribunales especiales, conocidos como Comisiones Militares, fuera de la jurisdicción estadounidense -no son ni tribunales militares ni ordinarios. El Gobierno sólo ha presentado cargos contra 21 prisioneros y tres han sido condenados ya por las Comisiones Militares -entre ellos el chófer de Bin Laden y el australiano David Hicks.

El recién estrenado presidente de EE UU, que tomó ayer posesión de su cargo en Washington, ya ha anunciado en varias ocasiones, durante la campaña presidencial y después, que procedería a cerrar Guantánamo, aunque también ha anunciado que llevará su tiempo. Abierta en 2002 para albergar a los denominados combatientes enemigos -una clasificación creada por el Gobierno de Bush para sortear las convenciones internacionales sobre prisioneros de guerra- que EE UU iba capturando en Afganistán en su lucha contra el terrorismo, Guantánamo ha sido símbolo de los abusos contra los derechos humanos cometidos por la administración de Bush. Los internos de Guantánamo han pasado años sin ser acusados formalmente de nada y han sufrido tratos degradantes y técnicas de interrogatorio equiparables a la tortura -recientemente, algunos funcionarios de Bush han reconocido abiertamente que se practicó la tortura.

Además de esta decisión, el nuevo presidente tiene previsto hoy mismo firmar varias órdenes ejecutivas (decretos) para el cierre de Guantánamo, probablemente la prohibición de la tortura y otras medidas urgentes que no pueden esperar al debate en el Congreso, informa Antonio Caño.