Madrid

La división socialista impide la 'ley Aguirre' en Caja Madrid

Ni Pablo Abejas continuará como presidente de la comisión de control de Caja Madrid, ni las elecciones, que renovarán a parte de los órganos de gobierno de la caja, se desarrollarán de acuerdo a la ley Aguirre. El voto disidente de un socialista da una nueva vuelta de tuerca en la entidad.

El ex jefe de gabinete de Rafael Simancas, Francisco José Pérez Fernández, y miembro de la comisión de control de Caja Madrid ha dejado en entredicho a Tomás Gómez, secretario general del Partido Socialista (PSM), quien esta misma semana aseguraba que los dos socialistas y el miembro de UGT, que integran este organismo, se alinearían para favorecer la estabilidad en la cuarta entidad financiera del país .

Sin embargo, no ha sido así. De los 13 componentes de la comisión de control, siete -el ex jefe de gabinete de Simancas más los dos representantes del Ayuntamiento de Madrid, dos de CC OO, dos de IU- han impedido comenzar los comicios conforme a la Ley de Cajas elaborada por el equipo de Esperanza Aguirre, y en vigor desde el 1 de enero.

Aguirre pierde así el pulso con Alberto Ruiz-Gallardón y Miguel Blesa, presidente de la caja, quienes podrán ahora proseguir el proceso electoral, que comenzaron el 20 de octubre según la anterior normativa. Ante la disidencia del simanquista, fuentes cercanas a los socialistas aseguran que están estudiando 'abrir un expediente de expulsión del partido por la ruptura de la sindicación de voto acordada en Caja Madrid'. Incluso cuando la tensión ha llegado a lo más alto y seis miembros de la comisión de control han abandonado la reunión -los cuatro aguirristas incluido Abejas más el socialista Eugenio Gómez del Pulgar y Miguel Ángel Abejón de UGT- el simanquista Francisco José Pérez, ha permanecido.

El consejero de Economía aboga 'por la privatización de las cajas de ahorros'

Es entonces cuando Caja Madrid ha solicitado un notario para continuar la reunión, que según el artículo 69 de los estatus de la entidad, puede seguir celebrándose si se cuenta con la mitad más uno de los miembros del organismo, algo que se cumplía con siete de los 13 integrantes. Ante la falta de presidente y, según reza el artículo 65 de la reglamentación de la caja, el vocal de más edad ha tomado el control de la situación y se ha votado el orden del día, que incluía el cese de Abejas. Finalmente, y con esos siete votos a favor, es decir, la mayoría absoluta, la convocatoria ha terminado con la destitución del presidente de la comisión y el nombramiento de Fernando Serrano.

La entidad financiera ha considerado en todo momento que la Comunidad de Madrid no tiene la competencia para declarar si un miembro de la comisión de control de Caja Madrid es o no compatible.

La consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad, que dirige Antonio Beteta, inmediatamente decidió expedientar a estos siete miembros de la comisión de control al considerar que actuaron 'al margen de la ley'. Según sus argumentos, Serrano no puede ser presidente de ésta al ser aún el Defensor del Contribuyente en el Ayuntamiento de Madrid, puestos incompatibles, razón por la que se le abre expediente. A los otros seis se les sanciona al considerar que ya no podían celebrar la comisión y menos nombrar a un presidente.

Beteta, por otra parte, abogó el viernes 'por la privatización de las cajas' con objetivo de homologarlas, en cuanto a su tutela administrativa, a los bancos comerciales. Caja Madrid considera ahora que 'la normativa de Aguirre afectará al próximo proceso de renovación, pero no al ya abierto en octubre'.

Aguirre envía un fax de urgencia para evitar la salida de su aliado

Antes de comenzar la sesión extraordinaria que votaba la propuesta de cese de Pablo Abejas al frente de la comisión de control y después del varapalo sufrido en la primera convocatoria, Esperanza Aguirre enviaba un fax de urgencia, a través de su consejero de Economía, Antonio Beteta. En él se planteaba un recurso de incompatibilidad a uno de los gallardonistas, miembros de la comisión de control y quien finalmente se ha convertido -con el voto también del disidente socialista- en el nuevo presidente de este organismo, Fernando Serrano. Para Aguirre su cargo como Defensor del Contribuyente en el Ayuntamiento de Madrid era incompatible con la presidencia de esta comisión. Acto seguido, seis miembros, incluido Abejas, han abandonado la convocatoria, que se ha reanudado con un notario. Este fax ha desembocado en la apertura de siete expedientes sancionadores.