Empleo y Directivos

Así construí mi carrera

Ejecutivos y empresarios narran cómo han elaborado una trayectoria de éxito.

La formación, sobre todo práctica, es la que ha decidido sus carreras. Más que un título universitario lo que ha marcado sus destinos profesionales ha sido haber cursado un curso de posgrado. Les dio el impulso que necesitaban para desarrollar con éxito su trayectoria. A estas página se asoman varios ejecutivos y empresarios con un lazo en común: haber cursado un máster en la Escuela de Organización Industrial (EOI), institución que ya ha traspasado su medio siglo de vida. Ahora llega a su 50º aniversario la Asociación de Antiguos Alumnos. Para celebrarlo han recogido el testimonio de 40 directivos y empresarios en el libro El valor de las personas, elaborado por Progresa, donde se narran sin tapujos sus inicios profesionales, así como todas las dificultades encontradas en el camino.

Por las aulas de EOI han pasado 50.000 alumnos, formados en distintas disciplinas y con diferentes trayectorias profesionales, pero que algo en común. 'Les une su empuje decidido, su espíritu emprendedor e innovador, así como su aportación al desarrollo del tejido empresarial de nuestro país', reconoce Amparo Fernández, presidenta de la Fundación EOI. Las reflexiones de los ejecutivos contienen palabras habituales hoy día en la gestión de las empresas, tales como creatividad, motivación, competitividad, estrategia o internacionalización, pero sin duda el denominador común a destacar, como reconoce Fernández, es el valor de las personas. A pesar de ocupar puestos de responsabilidad, los ejecutivos se muestran críticos con la situación actual. Así por ejemplo, Amadeo Petitbó, director de la Fundación Rafael del Pino, asegura que 'como no entremos en esa nueva fase de modernidad consistente en utilizar con mucha mayor intensidad nuestro cerebro, seremos barridos'. Y resalta que todavía la Universidad confía poco en la empresa y viceversa. Otros aseguran que tras haber pasado por distintas etapas profesionales, decidieron dedicarse a lo que verdaderamente les motivaba. Fue el caso del ex ministro de Trabajo Manuel Pimentel, que tras abandonar la política y ejercer durante un tiempo como ingeniero, fundó una editorial. 'Ahora creo estados de ánimo'.

Antonio JB Cortés. Neoelectra España 'La formación debe continuar siempre'

'A todos les une su empuje decidido e innovador', dice Amparo Fernández, presidenta de la Fundación EOI

Cree que la formación continua ha sido la clave de su ascenso profesional. Antonio JB Cortés estudió Geológicas, cuenta con estudios de posgrado en distintas disciplinas y ha trabajado en instituciones internacionales como el Organismo Internacional de Energía Atómica en Naciones Unidas. Dirige Neoelectra España, pero además está terminando su segundo doctorado, en Sociología y Ciencias Políticas. 'La formación no debe terminar nunca', asegura. En estos momentos considera que se ha 'embrutecido por la técnica y deseo profundizar en mis conocimientos humanísticos'. Y es que el factor humano, según cuenta, es el que decide. 'La tecnología está muy bien, es un valor añadido, pero si no hay una persona detrás, con conocimiento, percepciones e intereses, no hay nada que hacer'. Cree que su mayor logro profesional ha sido, hasta ahora, ayudar a la gente que tiene a su alrededor, 'ser un facilitador'.

Juan Miguel Villar Mir. Grupo Villar Mir. 'He sido toda mi vida un alumno aplicado'

El grupo Villar Mir ofrece empleo a 20.000 trabajadores en 24 países. Al frente de la compañía está Juan Miguel Villar Mir, licenciado en Derecho, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y máster en Administración de Empresas por la EOI, quien resume su trayectoria profesional, con vocación empresarial, en la siguiente frase: 'Creo haber sido toda mi vida un alumno aplicado'. Afirma que su gran baza ha sido su capacidad 'desde joven para salvar empresas', más que un gran patrimonio familiar que le respaldara. 'Yo no tenía capitales, vengo de una familia de profesionales de clase media, sin antecesores empresarios ni parientes ricos. Sólo tuve la gran suerte de tomar la presidencia de empresas que iban mal y sacarlas adelante'. Esto, prosigue el empresario, le dio la oportunidad de comprar Obrascón. Y a partir de ahí, 'siempre he estado atento a lo que se presentara, pero al no tener dinero sólo podía comprar empresas en dificultades y grandes'.

Francisco Fernández-Dopico B. de Andalucía. 'He aprendido de quien sabía más que yo'

Casi toda una vida dedicado a la banca. Cuando terminó la carrera de Económicas comenzó a trabajar en Galerías Preciados y después entró en la promotora inmobiliaria Ibervial. Más tarde desarrolló su carrera en el Banco Popular, donde se jubiló hace dos años tras ocupar el cargo de consejero delegado. Hoy es vicepresidente de Banco de Andalucía. Asegura que su máster en la EOI le aportó, además de un profundo conocimiento de la economía de empresa, conocer a un ramillete de personas que influirían posteriormente tanto en su vida personal como profesional. 'La escuela te daba una manera de relacionarte profesionalmente, de abrirte caminos'. Dice que cuando decidió trabajar en la banca lo hizo, a pesar de ganar 3.000 euros menos que en la inmobiliaria, porque era un trabajo seguro, 'aunque era un sector injustamente vituperado'. Y su secreto puede estar en la siguiente afirmación: 'He aprendido de los que sabían más que yo'.

Emilio Rodríguez-Izquierdo. Zeroemissions. 'Salir fuera duplica tu empleabilidad'

La experiencia internacional, en proyectos ligados a Abengoa, le ha curtido y le ha aportado una visión más global de la realidad empresarial. Para Emilio Rodríguez-Izquierdo, director general de Zeroemissions, 'se acabó pensar en lo local porque siempre va a llegar alguien con ideas sobre cómo expandir el negocio robando ese espacio local'. Cree que, hoy día, es decisivo aprovechar los retos que ofrece la globalización, 'que son muchos'. Y considera que hay que tener capacidad para aprovechar el talento con independencia de los factores culturales. 'Tenemos que hacer autoanálisis y valorar como subjetivas las apreciaciones que tenemos y nos impiden sacar partido de la diversidad'. Su experiencia en Asia, África y Suramérica le ha servido para tener otra visión diferente a la que pueda tener otro profesional que no ha salido de su país. 'Es importante tener esas vivencias porque duplican tu capacidad de empleabilidad'.

Fernando Panizo. Telefónica. 'Si eres poco flexible, puedes fracasar'

Puedes ser un magnífico profesional, pero si eres poco flexible tienes posibilidades de fracasar. Las palabras son de Fernando Panizo, director general de operaciones internacionales de Telefónica España, compañía a la que llegó hace casi tres lustros, después de haber bregado como funcionario en distintas instituciones como el INI o en OCDE en París, además de presidente de la Escuela de Organización Industrial (EOI). Por tanto, cree que la Administración española es una escuela magnífica de profesionales y de servicios públicos. Se ve como un ejecutivo 'con una gran experiencia internacional, orientado siempre a resultados, comprometido con la consecución de objetivos, innovador para poner en marcha iniciativas y decidido para alcanzar los retos'. Además, siempre ha orientado su formación hacia el exterior. Ha estudiado en España, Francia e Italia, y ha trabajado en Europa, América Latina y Estados Unidos. Y le ha ido bien en la adquisición de capacidades relacionadas con la inteligencia emocional.

José ignacio Sánchez Galán. Iberdrola. 'Los ingenieros somos motores del cambio'

Ha revolucionado el sector de las energías renovables. José Ignacio Sánchez Galán lleva siete años en Iberdrola y ha convertido a la eléctrica en líder mundial en generación de energía eólica. Estudió ingeniería industrial, y se considera un 'ingeniero vocacional'. Lo que le atrajo de esta carrera fue su capacidad para 'cambiar las cosas, para proponer a la sociedad nuevas soluciones a las demandas que se plantean, para ser elementos dinamizadores; en definitiva, para ser motores del cambio'. Y son las personas las que mueven las empresas. Para Sánchez Galán, el talento se ha convertido en el mayor patrimonio de las organizaciones y en la base de la productividad de la empresa. 'El reto es saber captar y retener ese talento, en especial, el directivo, porque el talento para dirigir y liderar es el más valioso y el más escaso con el que cuenta una organización'. Considera que es importante saber qué es lo que motiva al directivo.

Rafael Carrascosa. Financiero. 'Aprendí a actuar como empresario'

Su vida profesional se ha forjado fuera de España. Rafael Carrascosa ha sido vicepresidente ejecutivo del Russian Standard Bank hasta la pasada primavera, aunque su vocación inicial era la diplomacia. Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla y cuando estaba en tercer curso le enganchó la asignatura de Economía. 'Era una disciplina ajena y le atrapó'. En estos momentos, está desarrollando un proyecto de empresa en Suiza basado en los principios de la wikieconomía y su aplicación en el mundo de los negocios, tanto financieros como de servicios. 'En todos mis empleos he tenido que empezar divisiones y lanzar nuevas ideas de negocio, algo que no es diferente de empezar una empresa de cero, a pesar de tener la cobertura de una organización'. De su etapa formativa reconoce que fomentó su espíritu emprendedor. 'En el máster que estudié no se nos formaba para ser profesionales de una empresa sino para actuar como empresarios'.

Luis González. Omnisoft Informática. 'Hay que aportar valor añadido'

Con el paso del tiempo este ejecutivo, licenciado en Económicas y toda una vida dedicada a la informática, reconoce que su pasión por las máquinas ha decrecido. Es más, asegura 'que empieza a estar más cerca de algunas visiones apocalípticas sobre el futuro'. Luis González se formó en la materia a través de un curso de formación, ya que en los años sesenta no existía la carrera de informática. Asegura que la formación fue la que dirigió su camino profesional, así como el esfuerzo y el trabajo. Sobre la escasez en España de profesionales de la informática, asegura que 'en India hay unos programadores maravillosos con una gran ventaja, su dominio del inglés, pero no les pidas que se entiendan con una empresa española'. Si algo defiende es el valor añadido que aportan los profesionales. 'Los problemas de trabajar con mano de obra barata es que les tienes que mandar las especificaciones, y entonces eres tú el verdadero valor añadido'.

Rafael Miranda. Endesa. 'Estamos sometidos a un examen permanente'

Tras graduarse como ingeniero industrial, se puso inmediatamente a trabajar en Tudor pero enseguida se dio cuenta de que necesitaba reforzar su formación y buscó una opción compatible con su empleo. Rafael Miranda realizó un máster, que le acercó por primera vez en 1973 a la informática. 'Algunos de los apuntes del curso de entonces me sirvieron para desarrollar ideas en mi trabajo durante los siguientes años'. Ha pasado por distintas empresas, como Campofrío y desde hace dos décadas permanece en Endesa, donde ocupa el cargo de consejero delegado. Asegura que la clave de su permanencia en el cargo no ha sido otra que su capacidad para entenderse con los distintos presidentes de la compañía, 'siempre he tenido mucha suerte, y no hablo sólo de Endesa'. Asegura que también ha sido importante su conocimiento del sector y de contar con un equipo muy cohesionado. Asegura que competir en una economía de mercado tiene la gran ventaja de 'estar sometidos a una examen permanente'.

Nieves Cifuentes. Socoin. 'Toda decisión se toma con sentido común'

Estudió Ciencias Biológicas, pero enseguida tuvo claro que no se encerraría en un laboratorio a investigar. Nieves Cifuentes decidió hacer un máster en Ingeniería y Gestión Medioambiental y un programa de Gestores y Auditores Medioambientales en EOI. Resume los elementos que han intervenido en el desarrollo de su carrera profesional como una mezcla de ilusión, trabajo, capacidad de organización, cercanía empatía y sentido común. 'El trabajo exige dedicación y esfuerzo. La capacidad de organización es fundamental para conseguir un grupo cohesionado y motivado de profesionales. Y esto se obtiene dando responsabilidad a los profesionales con más experiencia', afirma Cifuentes. El sentido común es algo que tiene muy presente. 'Cuando tomo una decisión siempre lo aplico porque hace que lo que decidas sea lo mejor'. Lleva más de una década gestionando proyectos siempre arropada por un buen equipo.

Gabriel Cerrada. Dell Computer. 'El máster me preparó para ser directivo'

Cuando se licenció en Económicas se encontró con un panorama laboral nada boyante. Gabriel Cerrada, director general de Dell Computer, tenía tres opciones: 'Buscar empleo, preparar oposiciones o hacer un doctorado o un MBA'. Se decidió por esto último, ya que consideró que sería el complemento que necesitaba para darle un impulso a su carrera. 'Me prepararon para ser directivo, lo que no es contradictorio con la condición de emprendedor'. Lo que si asegura es que salió 'con los pies en el suelo, con un punto de cercanía con la realidad que luego sería importante en mi carrera profesional'. Considera que, a excepción de su paso por Cervezas El Águila, el resto de su carrera lo ha pasado implantando modelos de marketing. Y recuerda con especial cariño su estancia en Hewlett-Packard, 'cantera dónde se han formado muchos de los que dirigen importantes empresas de tecnología en España'.

José Ramón Arce. Bankinter. 'El sabio solitario no interesa a las empresas'

Prácticamente toda su vida profesional ha transcurrido en la farmacéutica Lilly, donde ha ocupado hasta su retirada el puesto de presidente y consejero delegado. José Ramón Arce, consejero de Bankinter y de Faes Farma, recomienda que todo el que pueda complete su formación empresarial con un máster en dirección de empresas. 'Y en caso de que alguien no pueda permitírselo aconsejo que en su formación regular presten más atención a las clases prácticas que a las teóricas'. Porque una de las principales carencias que tienen los jóvenes profesionales es su gran desconocimiento de cómo funciona el mundo empresarial. 'La formación universitaria para la empresa está lejos de la realidad. Estados Unidos es la antítesis'. Para Arce, el perfil que buscan las empresas es el de una personalidad atractiva en la vida normal. 'El sabio solitario con el que no hay quien trabaje es muy respetable pero no interesa a las empresas. Trabajar en equipo es básico'.