Tipos

El BCE baja los tipos al 2% y sugiere nuevas bajadas en marzo

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet ha sugerido que la institución mantendrá tipos en la reunión de febrero pero que podría volver a bajarlos en marzo. El BCE redujo hoy los tipos de interés de la zona euro en medio punto porcentual, lo que sitúa la tasa en el 2%, su nivel más bajo desde noviembre de 2005.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet

"Mirando hacia adelante seguimos esperando que las tasas de inflación en la zona euro se mantengan en línea con la estabilidad de precios a medio plazo".

La institución presidida por Jean Claude Trichet acumula con la decisión de hoy cuatro recortes consecutivos en el precio del dinero, que han llevado los tipos de interés desde el 4,25% a principios de octubre hasta el 2% actual.

Este recorte, el cuarto desde el pasado mes de octubre, podría ser el último por el momento. El presidente del BCE ha dejado entrever que en febrero mantendrá los tipos de interés y que podría bajarlos de nuevo en marzo. "Consideramos que nuestro próximo encuentro importante para la política monetaria será en marzo cuando tendremos suficientes elementos de nueva información y de nuevas proyecciones".

La decisión del BCE busca reanimar la actividad económica en la zona euro y combatir la recesión en la que el bloque entró en el tercer trimestre, cuando el PIB de la eurozona se contrajo un 0,2%.

Se moderan los riesgos inflacionistas

Los riesgos de inflación de la zona euro siguen disminuyendo y la demanda permanecerá apagada por un largo período de tiempo, dijo el jueves el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

"La expansión monetaria se está moderando aún más, apoyando la evaluación de que las presiones inflacionarias y los riesgos de inflación están disminuyendo", afirmó Trichet en la conferencia de prensa posterior al encuentro de política monetaria del BCE, que bajó las tasas a un 2,0%. "Tanto la demanda global como en la zona euro se mantendría contenida por un largo período", añadió.

Por su parte, la inflación de la eurozona registró en diciembre su quinta bajada consecutiva y se situó en el 1,6%, lo que supone cinco décimas menos que en noviembre, mientras que en términos mensuales bajó un 0,1%.

Sin embargo, la tasa de paro en la zona euro se situó en noviembre en el 7,8%, seis décimas por encima del mismo mes de 2007 y una décima más que en octubre, con España como el miembro con mayor tasa de paro por séptimo mes consecutivo al alcanzar el 13,4%.

Desaceleración de la economía de la eurozona

Trichet ha asegurado que "sigue habiendo claros indicios de que la zona euro pasa por una ralentización significativa, relacionada en gran media con los efectos de la intensificación y ampliacion de las turbulencias financieras". Y que " los riesgos para el crecimiento apuntan claramente hacia abajo."

En cuanto a los riesgos inflacionistas, el presidente del Banco Central Europeo ha apuntado que los riesgos de inflación de la zona euro siguen disminuyendo y la demanda permanecerá apagada por un largo período de tiempo.

"La expansión monetaria se está moderando aún más, apoyando la evaluación de que las presiones inflacionarias y los riesgos de inflación están disminuyendo", afirmó Trichet.

Recorte descontado por el mercado

En medio de esta situación, que no sólo no ha mejorado desde entonces sino que apunta a un deterioro prolongado, la mayoría de los analistas esperaban este recorte: "Es necesario un recorte de tipos más agresivo. La economía en la eurozona sufrirá en 2009 la mayor caída del último lustro", declaró el analista jefe de Barclays Capital y miembro del consejo de observadores del BCE, Julian Callow.

Callow abogó por un recorte de los tipos de al menos un punto porcentual, extremo en el que también coincide su colega y economista jefe para Europa de Goldman Sachs, Erik Nielsen."La coyuntura empeora y la inflación decrece. No puedo imaginar qué daños causaría en estas circunstancias a la economía una rebaja de un punto", destacó Nielsen e insistió en que "no hay ninguna razón para no apoyar la economía".