Comparecencia

Trabajo estudia una reforma de la legislación de los ERE temporales

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, anunció hoy que en la revisión sobre los expedientes de regulación de empleo se estudiará la posibilidad de reponer las prestaciones percibidas por el trabajador por suspensión de contrato, si posteriormente resulta despedido. Corbacho añadió, además, que la reforma legal de los ERE fijará criterios sobre edad y las condiciones de las prejubilaciones.

Así lo explicó durante su intervención ante la Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados, en la que reivindicó, no obstante, los ERE como un "instrumento de carácter excepcional" para superar "de forma temporal" situaciones que, sin su mediación, podrían comportar un notable incremento en el número de despidos.

Corbacho, que explicó que también se considerarán los planes sociales y de recolocación como requisito básico de los ERE, señaló que las empresas "que se autoproclaman como socialmente responsables" tienen que "demostrarlo", procurando que sus ajustes tengan el "menor efecto negativo" sobre los trabajadores.

Sus palabras contaron con el apoyo del portavoz ''popular'' de Trabajo, José Ignacio Echániz. "Si va a hacerlo, adelante", precisó el diputado del PP, quien no obstante le recriminó que Corbacho arremetiera hace meses contra el ERE de Telefónica, para que posteriormente lo aprobara su departamento.

Aumento del SMI

Por otro lado, Corbacho explicó que el Gobierno mantiene su compromiso de que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) alcance los 800 euros 2012, lo que obligará a realizar aumentos "muy superiores" en los próximos ejercicios. En 2009, el SMI aumentó hasta los 624 euros mensuales, un 4% más, frente al 8% demandado por los sindicatos y el 2% por la patronal.

El ministro explicó que la decisión del Gobierno se debió a que la actual situación económica "hacía aconsejable" una posición de "prudencia y moderación" en todas las variables que puedan incidir directamente en la contratación y el empleo. A su juicio, en los próximo años las empresas españolas estarán en mejor disposición para "asumir" ese aumento salarial.

El ministro señaló que en el actual contexto, cuando la previsión de inflación para 2009 según "el consenso de analistas" se sitúa en el 1%, elevar el SMI un 4% supone una ganancia de poder adquisitivo de 3 puntos porcentuales. "Es el segundo mayor aumento en 17 años", aseveró.

Circustancias especiales

Asimismo, explicó que el Gobierno consultó a los interlocutores sociales sobre esta cuestión. La patronal propuso una subida máxima del 2%, mientras que los sindicatos reclamaron un 8%, si bien el Ejecutivo considera que su decisión final se adecua a las especiales "circunstancias económicas" en estos momentos.

Durante su intervención inicial, Corbacho reivindicó la acción del Gobierno en la lucha contra la crisis, y recordó el ''Plan E'' de más de ochenta medidas presentado esta semana por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero que, a su juicio, se adapta a "las necesidades de un mercado laboral en situación de dificultad".

2010 "es el año de la salida"

Corbacho, aseguró hoy que 2010 "debe ser no ya el año de la salida, sino de la recuperación de la crisis económica", como apuntan muchos analistas e instituciones económicas.

En declaraciones a los periodistas, antes de su intervención ante la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso de los Diputados, Corbacho aseguró que el primer semestre de 2009 será un "periodo duro" de destrucción de empleo, pero precisó que a partir de junio se empezarán a detectar los "primeros síntomas" de recuperación.

En este sentido, reiteró su confianza en que las medidas aplicadas por el Gobierno, entre las que destaca el fondo de inversión local de 8.000 millones, que supondrá la creación de 300.000 empleos, impedirán que España alcance los cuatro millones de parados.

Así, aseguró que, aunque esta es una previsión que manejan ciertas instituciones de análisis, otros organismos estiman que "no se llegará a esa cifra".