Recorte de plantilla

Martinsa presentará mañana a los sindicatos su segundo ERE

La inmobiliaria Martinsa-Fadesa constituirá mañana junto a los sindicatos de la compañía la mesa negociadora del segundo expediente de regulación de empleo (ERE) que llevará a cabo próximamente, informaron fuentes sindicales.

El presidente de Martinsa, Fernando Martín
El presidente de Martinsa, Fernando Martín

Los sindicatos conocerán mañana el número de afectados en este segundo ERE, que podría mermar en más de la mitad la plantilla actual de la compañía, que asciende a 490 empleados, para quedar entre 150 y 190 trabajadores.

Las mismas fuentes explicaron que también conocerán mañana las indemnizaciones que recibirán los trabajadores despedidos, que tal y como ya pactaron debería ajustarse a los 36 días por año trabajado, aunque reconocen que el activo de la compañía ha disminuido con respecto al momento en el que se negoció el anterior expediente.

En concreto, el informe que presentó la administración concursal valoraba los activos de Martinsa-Fadesa en 7.404 millones de euros, frente a los 9.974 millones declarados por la compañía al cierre del tercer trimestre.

Los representantes de los trabajadores también conocerán mañana los pormenores del plan de viabilidad, elaborado por la auditora Deloitte, que ya habría recibido el visto bueno de algunas de las entidades financieras acreedoras de la inmobiliaria.

La inmobiliaria presentó a finales de diciembre una propuesta de convenio de acreedores ante el juzgado Mercantil número 1 de A Coruña que adjuntaba un plan de viabilidad, en el que la compañía asume la obligación de vender algunos activos.

Según el convenio, las entidades acreedoras permitirían que Martinsa-Fadesa pagara en ocho años su deuda, que supera los 7.000 millones de euros.

El expediente que se comenzará a negociar mañana se suma al presentado por la compañía el pasado mes de agosto por el que 234 trabajadores fueron despedidos en un primer momento, a los que se añadieron un mes después otros 80 que solicitaron la adhesión al ERE de forma voluntaria.

El primer ERE contemplaba una indemnización de 36 días por año trabajado con un máximo de 20 mensualidades, de los que 16 días se pagarán con cargo a la masa del concurso de acreedores, en tanto que los otros 20 serán abonados por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).