Alta velocidad

Las obras del AVE Madrid-Levante, paralizadas por impago a las subcontratas

Las obras del AVE Madrid-Levante en el tramo Naharros-Torrejoncillo, en la provincia de Cuenca, están paralizadas porque las empresas subcontratadas que las llevan a cabo y sus trabajadores llevan cuatro meses sin cobrar de la Unión Temporal de Empresas (UTE) a la que fueron adjudicadas.

Las obras permanecerán paralizadas hasta que a la decena de empresas subcontratadas -en buena parte constituidas por autónomos- no tengan una garantía de que van a recibir el dinero que se les adeuda.

Estas empresas llevan sin recibir pagos de la UTE "Naharros" desde octubre pasado, según ha explicado hoy a Efe el secretario general de CCOO de Cuenca, Pedro Lucas.

Lucas ha advertido de que la situación es muy complicada porque las subcontratas tienen los pagarés vencidos "y algunas no tienen ya ni siquiera crédito en las gasolineras de la zona para abastecer los camiones y las máquinas".

La situación está afectando directamente a unos 100 trabajadores, que están llevando a cabo una concentración a lo largo del día de hoy en la entrada de la localidad de Naharros, para reclamar una solución.

En este sentido, Lucas ha dicho que están llevando a cabo un paro "prácticamente obligado porque ni tienen material ni combustible para poder trabajar porque han llegado a un límite de crédito".

Según el secretario general de CCOO de Cuenca, "lo que está claro es que aquí nadie va a mover un camión ni una maquinaria si no hay garantía de que el dinero va a llegar a las subcontratas porque se ha constatado que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) sí ha hecho los pagos correspondientes a la UTE".

Las obras del tramo Naharros-Torrejoncillo (de 4 kilómetros de longitud) fueron adjudicadas en julio de 2006 por algo más de 20 millones de euros a la UTE "Naharros", que integran las empresas Teconsa y Obrum, Urbanismo y Construcciones S.L.

Desde el Ministerio de Fomento se están manteniendo contactos con las subcontratas y con la contrata principal para buscar una solución, ha indicado Lucas, quien ha advertido de que si no hay un acuerdo "el tramo va a seguir parado hasta que esta gente no cobre lo que se les adeuda".

"Con el dinero público no sólo hay que pagar la obra a la empresa a la que se le ha adjudicado, sino asegurar que va destinado a tal fin y que llega a las subcontratas porque, de lo contrario, va a haber problemas", ha añadido Lucas.