Crisis de crédito

El presidente del Banco Sabadell augura que la morosidad se duplicará este año

El presidente del Banco Sabadell , Josep Oliu, aseguró hoy que la tasa de morosidad duplicará a finales de este año el índice alcanzado en 2008, y se situará por encima del 2,5% para los bancos y del 3,5% para las cajas.

En una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell, Oliu explicó que la demanda de créditos se reducirá debido al endurecimiento de las condiciones y de las garantías, mientras que la tasa de ahorro se incrementará más de dos puntos, poniendo de manifiesto el descenso del consumo y el incremento de los depósitos por parte de las familias.

Para Oliu, el 2009 estará marcado por la contracción del crecimiento del país por primera vez en los últimos 15 años, las políticas fiscales expansivas para hacer frente al deterioro de las cuentas públicas, una inflación moderada y por las condiciones restrictivas.

No obstante, auguró que los mercados recuperarán la normalidad gracias a la mejora de la liquidez y el descenso del precio del petróleo y de los tipos de interés.

En este sentido, el presidente del Banco Sabadell consideró que estas condiciones permitirán recuperar la confianza en el sistema, una de las principales causas de la crisis económica y financiera que deja marcado el 2008 como "el año más complicado".

Los problemas de liquidez, solvencia y la aversión al riesgo resumen para Oliu buena parte de este último año en el que "se han cometido errores", pero que deja el 2009 como un periodo de "fuerte ajuste" en el que la mayor parte de las economías internacionales entrarán en recesión.

Políticas del Estado frente a la crisis

El inicio de la recuperación económica para Oliu se centra en las políticas estatales centradas en la creación de un fondo de adquisición de activos financieros (FAAC) de máxima calidad, los avales estatales para las operaciones financieras y las líneas ICO de apoyo a las empresas con 19.000 millones de euros y a las familias con 34.000 millones de euros.

Según Oliu, el Gobierno español ha aplicado esta hoja de ruta europea "muy bien" -"ha hecho lo que tenia que hacer", dijo-, aunque alertó que "si empieza a hacer más lo hará mal", ya que "no es un tema de Estado" y se puede caer en el "populismo y la demagogia".

Oliu aclaró que el sistema español se ha comportado fuerte frente a la situación global debido a la poca presencia de hipotecas subprime y a las reservas genéricas que permitirán aguantar la coyuntura económica con "una solvencia adicional".