Finanzas

Blesa apoya la destitución de uno de los fieles de Aguirre en Caja Madrid

El consejo de administración de Caja Madrid decidió ayer por mayoría abordar la destitución de uno de los hombres de confianza de Esperanza Aguirre y presidente de la comisión de control de la entidad, Pablo Abejas. Con 14 votos a favor (incluido el del presidente, Miguel Blesa), cuatro en contra y tres abstenciones, se emplaza a esta comisión a reunirse antes del viernes.

La pugna entre Esperanza Aguirre y Miguel Blesa, lejos de apaciguarse como parecía antes de final de año, se recrudece. El consejo de administración de Caja Madrid se reunió ayer de forma extraordinaria, a petición de ocho miembros de la comisión de control, para aprobar el emplazamiento de la misma y conseguir así la destitución de su presidente, Pablo Abejas, uno de los hombres de confianza de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Este requerimiento se adopta después de que Abejas haya rehuido en varias ocasiones la convocatoria de dicha comisión, y según varios miembros de la misma, haya entorpecido el proceso electoral puesto en marcha por la entidad el pasado mes de octubre. En este sentido, se le critica el no haber informado de que la Casa Real, la entidad fundadora, que cuenta con el 20% de los consejeros generales, había delegado el voto al resto de la asamblea.

De ahí, la importancia del consejo de ayer porque además de mostrar las cartas de los consejeros, desbloquea los comicios en Caja Madrid. La cita, que comenzó a la una del mediodía y se prolongó durante una hora y media, se saldó con una abrumadora mayoría de 14 votos a favor de un total de 21, incluyendo el respaldo del presidente de la entidad, Miguel Blesa, quien de esta manera dejó abierta su oposición al gobierno regional que le nombró cuando Alberto Ruiz-Gallardón presidía la Comunidad de Madrid.

Sólo cuatro consejeros del principal órgano de gobierno de la segunda caja española votaron en contra para salvar la figura de Pablo Abejas, el presidente de la comisión de control. Los fieles a Esperanza Aguirre fueron Estanislao Rodríguez-Ponga, vicepresidente del consejo de administración, y los vocales José Manuel Fernández Norniella, Ricardo Romero de Tejada y Mercedes Rojo.

Los socialistas, por su parte, mantuvieron una postura dividida. A pesar de que la votación fue secreta, fuentes próximas al consejo aseguran que Antonio Romero votó a favor de la iniciativa, mientras que Ramón Espinar, José María de la Riva y José María Arteta se abstuvieron.

La propuesta salió adelante también con el visto bueno de sindicatos, IU e independiente, pero también con el voto de Gerardo Díaz, presidente de la CEOE, que está de consejero representando a CEIM. A partir de ahora, la comisión de control tendrá que reunirse en menos de 72 horas. El consejo estableció como límite para el encuentro el próximo viernes a las 20:00 en la sede social de la entidad, en la Plaza Celenque.

Ante esta respuesta, Pablo Abejas ha decidido elevar, a última hora de ayer, una consulta a la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid en la que, según ha podido conocer CincoDías, solicita respuesta para saber si el consejo de administración de Caja Madrid tiene potestad de imponer en la convocatoria los asuntos que la comisión de control debe tratar en su sesión ordinaria. El Ejecutivo regional todavía no se ha pronunciado sobre este asunto , aunque fuentes próximas al gobierno de Madrid aseguran que 'el consejo de administración de Caja Madrid no está legitimado para ello, y por tanto, tampoco para imponer en el orden del día la destitución del presidente de la comisión'.

La permanencia de Abejas, sin embargo, no fue el único asunto de la reunión. El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, se mostró partidario de adaptar los estatutos de la entidad financiera a la nueva Ley de Cajas. Pero aclaró, según fuentes cercanas al consejo, que el proceso electoral seguirá su curso en base a la anterior normativa, y por tanto, la composición de la asamblea de la caja seguirá siendo la misma. Aguirre pretende con las enmiendas a la Ley de Cajas disminuir el poder de los ayuntamientos, que pasarían de tener el 31,25% de los consejeros generales a sólo el 25%, y aumentar el de la Asamblea de Madrid, del 12,50% al 16,5%.

La nueva Ley de Cajas, que entró en vigor el pasado 1 de enero, cuenta con una cláusula en la que especifica que 'será de aplicación para los procesos electorales que, a su entrada en vigor, no hubieran concluido'.

Reforma en la Ley de Cajas de Castilla y León

Los directores y presidentes de las seis cajas de Castilla León (Caja Duero, Caja España, Caja Burgos, Caja Círculo, Caja Ávila, Caja Segovia) se reunirán el próximo 16 de enero en Valladolid para firmar una cláusula en el proyecto de fusión, que evite la privatización de la sociedad anónima que aglutinará las actividades de las entidades. Con ello, se pretende garantizar la personalidad jurídica de las cajas.

A cambio de esto, la Junta de Castilla y León se ha comprometido con la patronal y con los sindicatos a reformar la Ley de Cajas de la región con el objetivo de darles mayor representación en los órganos de gobierno.

A partir de este momento, serán los consejos de administración de las cajas de ahorros implicadas los que deberán aprobar o no el modelo de fusión planteado por la Junta de Castilla y León en consenso con el PSOE. Posteriormente esto será enviado a las respectivas asambleas para su ratificación.