Fraude

El juez rechaza la petición de prisión para Madoff

El inversor, acusado de una estafa de 50.000 millones de dólares, permanecerá en arresto domicialirio pero con restricciones

El millonario neoyorquino Bernard Madoff permanecerá en arresto domiciliario en su apartamento del Upper East Side vigilado por la seguridad pagada por su esposa, después de que el juez federal Ronal dEllis haya rechazado la petición de la fiscalía, que le ha sometido a un intenso cerco legal, para enviarlo a prisión. Madoff, de 70 años, acusado de estafar 50.000 millones de dólares (unos 37.000 millones de euros) a sus clientes, ha sido acusado además de violar varios de los compromisos adquiridos ante el juez para poder permanecer bajo arresto domiciliario.

En concreto, se le imputa de haber enviado joyas y relojes a sus allegados por valor de un millón de dólares (con lo que no respetaba la prohibición de hacer uso de sus pertenencias). Además, poco antes de ser detenido intentó enviar cheques a distintos familiares por valor de entre 200 y 300 millones de dólares. Estos hechos han sido utilizados por la fiscalía para demostrar que Madoff podía seguir causando perjuicio a sus clientes. Además, la acusación pública ha insistido en la existencia de riesgo de fuga de este inversor, arrestado el 11 de diciembre tras reconocer que había creado un inmenso esquema Ponzi de estafa.