Bolsa de Nueva York

El paro y los 'profit warning' golpean a Wall Street, que cae un 4,82% en la semana

La Bolsa de Nueva York cerró con pérdidas las primera semana completa de 2009, castigada por los malos datos de empleo y por los reajustes de beneficios de las empresas, los inversores no encontraron la confianza necesaria en ningún momento.

Después del buen inicio de año cosechado en el parqué neoyorquino, la caída del empleo y la mala salud de las empresas se encargaron de truncar la buena racha de los índices norteamericanos. El Standard and Poors 500 volvió a perder los 900 puntos y cedió un 4,45% en la semana, mientras que el selectivo tecnológico Nasdaq, que también cerró en rojo, perdió un 3,71% en el global de la semana y se situó en los 1.571 puntos.

Poco ha durado la alegría en Wall Street. Sí durante la incompleta semana pasada, los índices mostraron su mejor cara y recuperaron algunos soportes perdidos, la semana que hoy se despide ha sido lo contrario. Con una alta volatilidad, los inversores se centraron en los pesimistas mensajes de las empresas, obviando los múltiples mensajes reformistas enviados por el presidente electo, Barack Obama y por el secretario del Tesoro Henry Paulson.

A lo largo de la semana, importantes compañías del tejido empresarial norteamericano fueron reajustando sus beneficios y dejando caer que afrontarán reajustes de plantilla en 2009. Empresas, que hasta el momento no se habían dejado ver durante la crisis, han dado sus primeros síntomas de flaqueza. La primera fue Intel, la empresa de microprocesadores hizo una revisión a la baja de sus beneficios para el cuarto trimestre de 2008, y recortó sus probables ganancias en un 23%.

DOW JONES 27.025,88 0,09%

Otra de las que vio afectada su cotización por los 'profit warning', fue la empresa de aluminios Alcoa, que pretende reducir su plantilla hasta un 13% en 2009 y la producción en un 18%. En el global de la semana perdió un 10,16%, siendo la segunda peor empresa del Dow Jones.

El empleo fue el segundo protagonista de la semana con la publicación de dos importantes índices, que pese a ser mejores de lo esperado por los analistas, muestran claras evidencias del mal momento que atraviesa la mayor economía del mundo. El índice de empleo ADP mostró una destrucción de 639.000 trabajos en diciembre. Un dato que se vio reforzado por la estadística del Departamento de Trabajo. Las cifras oficiales publicadas el viernes muestran una reducción de 524.000 empleos y sitúan la tasa de paro en el 7,2%, la peor desde 1993.

Ante tal alud de datos negativos, los funcionarios en funciones y los electos se apresuraron en intentar dar tranquilidad al sector financiero. Barack Obama, quién tomará el cargo el próximo día 19, abogó durante la semana por una mayor regulación del mercado y se plantea una reformulación del plan rescate. El secretario del Tesoro, Henry Paulson, también salió a la palestra y se mostró partidario de nacionalizar o variar el funcionamiento de las grandes entidades hipotecarias del país.

General Motors, el mejor de la semana

La empresa de Detroit, fue la mejor de los cinco días, tras asegurar que tiene buena posición de liquidez después de recibir el dinero del plan rescate, ganó un 10,41%. Hewlett Packard fue la segunda mejor del Dow Jones y se apuntó un 1,85%

En números rojos, destacó JP Morgan Chase que perdió un 17,16%. La cadena de establecimientos minoristas Wal-Mart, también fue de las peores, afectada por reducir su previsión de beneficios, cedió un 9,79%. Otra de las entidades bancarias, Bank of America se depreció un 9,35%, siendo la cuarta peor del selectivo Dow Jones.