La hora de separar el grano de la paja

Miguel Rodríguez

En estos tiempos en los que la buena noticia es que no haya noticias, el panorama inversor se ensombrece a medida que avanza la crisis, y encontrar dónde cobijar el dinero es tarea compleja donde las haya.

Ni los más avezados estrategas se atreven en estos momentos a aventurar cuál será el devenir de las Bolsas, en un mercado que camina sin norte, esperando a que llegue el próximo golpe.

La teoría financiera apunta que en épocas de crisis lo aconsejable en renta variable es apostar por valores defensivos, grandes, con fuertes flujos de caja y elevada rentabilidad por dividendo. No son momentos para aventuras -o sí, dicen que en las grandes crisis se hacen las grandes fortunas-, al menos para el común de los mortales. Así que más vale pájaro en mano, en este caso dividendo en cartera, que esperar milagros empresariales en un momento de declive de la actividad económica.

En estos momentos hay un sin fin de compañías que ofrecen gran atractivo según su rentabilidad por dividendo. Ahora bien, el problema (uno de ellos) es que mucho de ese presunto atractivo obedece a que las acciones han caído mucho, y no a que el payout de las compañías ha aumentado. Difícilmente se puede aumentar ese pago al accionista en momentos en los que los fondos propios son un lujo para muchas empresas.

Un informe de Standard and Poor's alertaba ayer de que en Estados Unidos se ha producido un descenso récord del pago de dividendos. Casi 300 compañías de 7.000 han reducido su dividendo en el cuarto trimestre, el peor balance desde 1956.

S&P se hace eco de la subida de las rentabilidades por dividendo, que se han duplicado desde en los últimos dos años, y lo achaca a la fuerte caída de las acciones. Aunque destaca que hay compañías que siguen elevando su retribución al accionista, por lo que recomienda ser selectivos a la hora de apostar por este ratio.

Es momento de discriminar mucho en el mercado. Y la capacidad de una compañía de generar flujo de caja es uno de los aspectos a tener en cuenta al separar el grano de la paja.

Normas