Cinco Red

El 'caso Satyam' ensombrece el futuro del 'outsourcing' indio

La industria local puede perder clientes en favor de IBM o Accenture.

Madoff indio, Enron indio…, han sido algunas de las expresiones usadas en la prensa internacional para referirse al escándalo provocado por la tecnológica india Satyam, cuyo presidente y fundador, Ramalinga Raju, presentó su dimisión este miércoles tras admitir que se habían falsificado las últimas cuentas, presentadas en septiembre pasado. El caso puede afectar a toda la industria de los servicios de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) del país asiático, hasta ahora una de las más pujantes del mundo y que sólo en 2008 movió más de 63.000 millones de dólares (unos 46.300 millones de euros), según datos de la patronal india Nasscom.

Los comentarios realizados de momento por los analistas no son muy optimistas. George Price, experto de la casa de bolsa Stifel Nicolaus, advirtió que el escándalo de Satyam, la cuarta empresa india del sector, puede afectar a toda la industria de servicios TIC y especialmente a los proveedores del país asiático como Infosys, Tata o Wipro. En un informe publicado ayer, Price advierte que este fraude va a provocar una pérdida de confianza en Satyam por parte de sus clientes, entre los que figuran GE, Nestlé, Caterpillar, Sony, Nissan, GM, Ford, Quantas, ArcelorMittal, Cisco, Citibank, el Gobierno de EE UU o DuPont, y no descarta que muchos de ellos opten por buscar un nuevo proveedor tecnológico. En este punto, opina que entre las empresas tecnológicas que se pueden ver favorecidas figuran IBM y Accenture, dos grupos que se habían visto afectados por la presión competidora de los grupos indios en los últimos años.

Ante el riesgo de salida precipitada de usuarios, los responsables de Satyam insistieron en que la actividad se mantenía en la plena normalidad, aunque admitieron que estaban recibiendo llamadas de muchos clientes para preguntar sobre la situación de la empresa.

Lo cierto es que las incógnitas se han desatado en las últimas horas. Expertos de la consultora IDC indicaron que el fuerte crecimiento de la industria india de servicios TIC en los últimos años podría haber provocado distorsiones, que necesitan ser investigadas ahora.

En un intento de actuar como cortafuegos, la propia patronal Nasscom quiso salir en defensa de toda la industria tecnológica india. 'Las revelaciones de Ramalinga han provocado un shock. Este incidente es particularmente desafortunado para todo el sector, que ha mantenido siempre unos altos estándares éticos y de buen gobierno', indicaron sus responsables, quienes reiteraron que el caso Satyam no debe afectar al conjunto de la industria.

En cualquier caso, el escándalo puede dejarse notar en un momento de debilidad para todo el sector tecnológico indio, afectado ya por la crisis de algunos de sus principales clientes como son los grandes bancos de EE UU, el deterioro económico y el aumento de la competencia entre proveedores TIC, no sólo nacionales, sino también extranjeros como IBM, Accenture o Steria, que en los últimos años han ampliado su presencia en India. Los rumores sobre una posible compra de Satyam por parte de algún rival toman fuerza, aunque antes tendrán que aclarar muchas incógnitas.

Hundimiento en Bolsa y denuncias de los inversoresAmenaza para la supervivencia de la empresa

Satyam, que tiene una facturación anual de 2.100 millones de dólares y una plantilla de 52.800 empleados, ha perdido la confianza de los inversores, que en la sesión del miércoles huyeron en masa provocando una caída de las acciones de la firma del 77% en la Bolsa de Bombay, y del 91% en Wall Street, antes de que el NYSE suspendiera la cotización. De momento, la autoridad bursátil india ha iniciado una investigación sobre Satyam. En esta vorágine, al menos dos despachos de abogados de EE UU, Vianale & Vianale e Izard Noble, han presentado sendas demandas de parte de grupos de inversores estadounidenses contra Satyam y sus directivos por haber publicado información falsa sobre la evolución del grupo.

Amenaza para la supervivencia de la empresa

Ram Mynampati, consejero delegado interino de Satyam, reconoció ayer en una comparecencia ante los medios de comunicación que se enfrenta a una crisis de 'proporciones inimaginables'. El directivo admitió que la compañía podría verse obligada a variar los resultados de trimestres anteriores y reducir beneficios. Mynampati advirtió que 'no estaba seguro de que el grupo tuviese liquidez suficiente para mantener las actividades en este mismo mes'.

Ante una crisis generalizada, algunos clientes han empezado a tomar posiciones. La aerolínea australiana Quantas indicó a la agencia Bloomberg que tienen sistema de back-up alternativo en el caso de que Satyam no pueda ofrecer sus servicios.

De igual forma, y ante el posible riesgo de verse involucrada en el caso, la auditora de Satyam, PricewaterhouseCoopers aseguró que se habían empleado los estándares habituales en todas las auditorías que se habían hecho a la empresa.

El escándalo contable puede poner fin a los planes de expansión de la compañía fuera de EE UU. Al cierre de esta edición, y pese a las cuestiones planteadas desde CincoDías, los responsables de Satyam no se habían pronunciado sobre los proyectos que la firma tenía en España. En mayo, el grupo anunció la creación de un centro de servicios tecnológicos con 500 empleados, con una inversión de 15 millones de euros. Satyam, que desveló que se había adjudicado junto con Fujitsu Services un contrato de outsourcing con Telefónica, tenía previsto alcanzar una facturación en España de entre 40 y 50 millones de euros en 2010 (en 2007 alcanzó unos ingresos de tres millones).