Conflicto

Los pilotos denuncian a Iberia por acusarles de hacer huelga de celo

El conflicto de Iberia con su colectivo de pilotos se judicializa. La sección sindical del Sepla en la aerolínea interpuso ayer ante el Juzgado de Primera Instancia de Madrid una querella por presunto delito de injurias y calumnias contra el director general de la compañía, Enrique Donaire, por haber asegurado en público que el colectivo realiza una 'huelga de celo'. El sindicato reclama una indemnización de tres millones de euros.

La actuación de dirección de la compañía aérea, según la querella del Sepla, 'está poniendo en riesgo la seguridad de las operaciones, por cuanto provoca de forma consciente un estado de tensión y crispación de los pasajeros contra los pilotos'. El sindicato señala que 'ya han producido diversos e importantes incidentes y que pueden provocar desgracias que debían no ser queridas por nadie, ante reacciones que pudieran ser de carácter violento de algunos pasajeros contra pilotos'.

Por su parte, la dirección de la aerolínea envió ayer los diez primeros pliegos de cargos a ocho comandantes y dos segundos al considerar que durante los días de conflicto provocaron un 'grave perjuicio' a Iberia y a sus pasajeros, en el marco de la supuesta huelga de celo que ha provocado serias irregularidades en la operación desde el pasado 4 de diciembre.

Los pilotos investigados tendrán cinco días para presentar alegaciones. Iberia podría sancionarles con la suspensión de empleo y sueldo, la retirada de la licencia, e incluso con el despido.

Con la comunicación a los interesados de estas investigaciones, la aerolínea empieza a remitir a sus destinatarios la primera tanda de los 41 expedientes abiertos a otros tantos pilotos. Los diez expedientes comunicados describen diversas actuaciones irregulares, que según la compañía 'tenían como objetivo retrasar la salida de los vuelos'.

Iberia ha estimado en 9 millones de euros las pérdidas que le ha ocasionado el mes largo de irregularidades que viene padeciendo en la operación. De esta cantidad, 5 millones han sido destinados a la atención de los pasajeros afectados.

Las patronales aéreas, contra el Sepla y Usca

Las patronales de compañías aéreas ALA y Aceta emitieron ayer un comunicado de 'enérgica condena' por la supuesta huelga de celo que realizan los pilotos de Iberia y han apelado a su responsabilidad, para que eviten 'esta actuación extrema que daña a los pasajeros, a la imagen del sector y también a sus trabajadores'. ALA, por su parte, ha hecho el mismo llamamiento a los controladores aéreos agrupados en el sindicato Usca. La patronal señala que la actitud de este colectivo ha contribuido al deterioro generalizado de la actividad de los aeropuertos.