Finanzas

El volumen de préstamos para la compra de vivienda cae un 40%

La contracción de la demanda de crédito se confirma mes a mes. Agosto y noviembre han sido los peores meses en más de un lustro en cuanto a la contratación de préstamos para adquisición de viviendas. A lo largo de 2008, la caída en nuevos créditos roza el 40%.

Las medidas puestas en marcha por el Gobierno para reactivar el mercado de crédito en España aún no han tenido resultados positivos. A pesar de que en octubre el Ejecutivo anunció la concesión de hasta 50.000 millones de euros a la banca para mejorar su financiación a medio plazo y así lograr que volvieran a prestar con normalidad a familias y empresas, los últimos datos del Banco de España revelan que la oferta de nuevos créditos sigue bajo mínimos.

Según el Boletín Estadístico del supervisor del sistema bancario, las entidades financieras concedieron a las familias 4.848 millones de euros para la compra de viviendas en noviembre. Este registro, un 52,4% inferior al del mismo mes de 2007, es el peor dato mensual junto con el de agosto (de 4.495 millones), en más de un lustro.

En los 11 meses de 2008 para los que ya hay estadísticas, la banca ha prestado a las familias 81.426 millones de euros en créditos inmobiliarios, lo que representa cerca de un 40% menos (39,9%) que la financiación concedida en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Teóricamente, el fondo estatal para la adquisición de activos financieros -cuyas primera subasta se celebró en noviembre- iba a mejorar la liquidez del sistema bancario, pero el deterioro de la economía española y de la confianza de los consumidores han provocado que las familias sean muy cautas a la hora de comprar inmuebles.

Por tipo de entidad, el descenso en los nuevos préstamos para la adquisición de viviendas ha sido más brusco en los bancos que en las cajas. Los primeros concedieron en noviembre 1.558 millones de euros en créditos con esta finalidad, lo que representa una caída del 61,4% respecto al mismo mes de 2007.

Mientras tanto, las cajas de ahorros financiaron a las familias con 2.802 millones para comprar inmuebles, lo que supone un retroceso del 52%.

El crédito hipotecario también se ha visto muy afectado por la mala situación del mercado de la vivienda. Muchos consumidores han retrasado su decisión de adquirir una casa, a la espera de que los precios de las mismos dejen de caer. De hecho, los préstamos para otros fines (que incluyen, por ejemplo, los destinados a realizar reformas en el hogar) han tenido una evolución mucho mejor.

Entre enero y noviembre, el conjunto de bancos, cajas y cooperativas de crédito que opera en España concedieron 52.535 millones de euros a las familias para compras que no fueran inmuebles ni bienes de consumo. Esta cifra es un 12,7% inferior a la que se produjo en los primeros 11 meses de 2007.

El dato de noviembre, de 4.298 millones de euros, refleja una caída del 16,7% respecto al mismo mes del pasado ejercicio.

La paradoja del crédito al consumo

Los teóricos del negocio bancario siempre advierten de que el crédito al consumo es mucho más volátil que el hipotecario. En lo que respecta a la morosidad, todo el mundo cuenta con que los préstamos que primero se dejan de pagar son los que se realizan con la tarjeta y, después, los personales y los ligados a la compra de algún bien. Pese a la mayor sensibilidad del crédito al consumo a los vaivenes de la economía y a la confianza de los consumidores, hasta ahora estos préstamos están aguantando mejor que los hipotecarios.

Entre enero y noviembre, el sistema financiero español concedió 39.258 millones de euros de préstamos para la adquisición de bienes de consumo, lo que representa una caída del 23,2% respecto a los primeros 11 meses de 2007.

El último dato disponible, de noviembre, refleja que la banca financió a los hogares españoles para créditos al consumo con 2.833 millones de euros, el 42% menos que en noviembre de 2007.