Aeropuertos

Normalidad en Barajas tras cuatro días de demoras y cancelaciones

La normalidad ha vuelto hoy al aeropuerto de Barajas después de cuatro días de retrasos generalizados, cancelaciones y largas colas de viajeros debidos, según Iberia, a una huelga de celo de sus pilotos. Las compañías registran algunas incidencias por los problemas acumulados en sus operaciones y, sobre todo, por el mal tiempo en varios países europeos. Según Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), en el aeródromo madrileño hay programados hoy 1.123 vuelos, de los que se habían operado 411 hasta la una del mediodía. Mañana, pilotos e Iberia se sientan de nuevo a negociar sobre el convenio. La aerolínea, que ha tenido que cancelar más de 500 vuelos y ha sufrido más de 5.000 retrasos en diciembre, ha abierto expediente a 41 pilotos.

La T-4 tuvo ayer una demora media de 51 minutos; anteayer fueron 48. Iberia canceló 10 vuelos y casi un 60% de sus operaciones tenían retraso. Hoy, los retrasos más destacados los sufren los vuelos con origen o destino en Francia, Alemania, Bélgica o Italia, debido al mal tiempo que afecta a esos países. Durante toda la mañana se han registrado colas de viajeros ante los mostradores de Air France, ya que la compañía canceló ayer por la tarde todas sus rutas entre Madrid y París, debido a las malas condiciones meteorológicas y los pasajeros han sido reubicados en vuelos programadas hoy.

También ha habido colas, aunque menores que en días anteriores, en los mostradores de Iberia de pasajeros con vuelos cancelados, que habían perdido conexiones o tenían sobre venta de billetes. La compañía ha conseguido hoy regularizar sus vuelos y aumentar "considerablemente" la puntualidad, para lo que ha alquilado 14 aviones a otras aerolíneas y ha cancelado 12 rutas para reorganizar su programación. Un portavoz de la aerolínea ha asegurado que los pilotos, a los que acusa de realizar una huelga de celo desde principios de diciembre, han contribuido hoy a reorganizar las operaciones, ya que no están provocando alteraciones.

De vuelta a la mesa

El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) niega esta huelga encubierta y dice que los retrasos y cancelaciones de vuelos se deben a la falta de pilotos y a que Iberia programa "por encima de sus posibilidades". Hasta el momento, la compañía ha abierto expedientes a 41 pilotos por actuaciones irregulares y esta misma semana está previsto que se comiencen a conocer los resultados de las investigaciones de estos casos. Según Iberia, los pilotos utilizan esta supuesta huelga para presionar en las negociaciones del convenio, que están estancadas desde finales de noviembre.

Mañana, miércoles, pilotos y compañía volverán a sentarse para tratar de desbloquear la negociación, después de que ayer celebraran una reunión que no dio resultados positivos. A su término el SEPLA acusó a Iberia de querer "dejar el Convenio sin contenido" e Iberia pidió a los pilotos que "dejen de desviar la atención para no responsabilizarse de los retrasos y cancelaciones que provocan desde hace un mes". Iberia asegura que, cuando se estancaron las negociaciones había un acuerdo en prácticamente todas las cuestiones salariales, de dietas o productividad, pero los pilotos pretendían no ser responsables de sus actos y tomar parte en las decisiones empresariles.

El SEPLA habla de un problema de seguridad, ya que aseguran que Iberia quiere reducir la autoridad del comandante en la aeronave y han expresado su temor a que la fusión de Clickair con Vueling reduzca su actividad en las rutas de corto recorrido, así como sobre los resultados de posible fusión de Iberia con British Airways.