Impuestos

Obama prevé la mayor rebaja fiscal de la historia de EE UU

El estímulo fiscal que prepara el equipo de Barack Obama para dinamizar la frágil economía de EE UU incluirá recortes fiscales por valor de 300.000 millones de dólares (225.000 millones de euros). De aprobarse, en los dos primeros años superarían la cuantía de las rebajas de George Bush en 2001 y 2003.

Obama va a incluir uno de los recortes fiscales más ambiciosos de la historia reciente de EE UU en su plan de estímulo fiscal, según fuentes del partido demócrata. Aunque el presidente electo seguía ayer sin dar detalles de su plan, desde el partido se adelantó que la cifra podría llegar a los 300.000 millones de dólares de los cuales unos 150.000 (110.465 millones de euros) se dedicarán a los trabajadores, 100.000 (73.643 millones) a las empresas y el resto a ayudas para los estados.

El objetivo de los recortes a las familias está dirigido a revitalizar el consumo al rebajar en 500 dólares la factura al fisco a cada contribuyente. Para ello se modificará la ley tributaria y se prescindirá del envío de cheques como ha hecho antes la Administración Bush, algo que ha tenido un efecto limitado. Por otra parte, el plan de anular el recorte de impuestos que aprobó Bush a las familias que ingresen más de 200.000 dólares al año podría quedar en suspenso y dejar que caduque en 2010.

Para las empresas se acelerarán las rebajas por amortizaciones y se primará tanto que no se destruya empleo como su creación pero no habrá amnistía para la repatriación de beneficios. Según cálculos de The Wall Street Journal y con los datos que el entorno demócrata ha facilitado, de aprobarse esta rebaja fiscal sería la más elevada de la historia en sus dos primeros años en vigor ya que el paquete aprobado por Bush en 2001 (un plan de 10 años valorado en 1,35 billones de dólares) contemplaba solo 175.000 millones de dólares de recorte en los dos primeros ejercicios.

Obama se reunió ayer con los líderes de ambos partidos en el Congreso para hablar de este plan y su aprobación. Tras una entrevista con la líder del Legislativo, Nancy Pelosi, explicó que 'las dificultades son extraordinarias' y 'ni las empresas ni los hogares pueden esperar más'. Además, adelantó que espera un informe 'sombrío sobre la situación del empleo.

Panetta, a la CIA

Se prevé que la luz verde del Congreso no llegue hasta mediados de febrero y no enero como se esperaba, por más que la perspectiva de estos recortes de impuestos haya variado la inicial resistencia del Partido Republicano, receloso de elevar el gasto público. Se espera que el jueves el presidente electo se pronuncie en detalle sobre la situación del país. Mientras tanto, fuentes de su entorno anunciaron ayer que ha elegido a Leon Panetta, jefe de gabinete del ex presidente Bill Clinton, para dirigir la CIA.

Alemania estudia un segundo plan de ayuda

El Gobierno alemán estudia un segundo programa de ayuda económica por valor de 50.000 millones de euros, a repartir entre 2009 y 2010 y que incluiría también rebajas fiscales. según adelantó ayer el líder del grupo parlamentario de la CDU, Volker Kauder.

De momento, el Ejecutivo germano ha pospuesto la decisión final sobre el citado plan de reactivación hasta la próxima semana, después de que las negociaciones de los partidos que conforman la Gran Coalición (CDU, socialcristianos y socialdemócratas) comenzaran ayer marcadas por el desacuerdo. 'Se va a trabajar de forma intensa para poder tomar una decisión a mediados de enero', afirmó el portavoz gubernamental, Ulrich Wilhelm.

Los socialdemócratas del SPD quieren limitar las rebajas fiscales y elevar la carga impositiva de las rentas más altas.