Previsiones 2009

A la espera de un 'rally' para el segundo semestre del año

Puede 2009 ser peor para la Bolsa que 2008? Es difícil saberlo a la vista de cómo se desarrollan los acontecimientos. Pero dado que la economía global está en recesión, es difícil que sea un año de subidas espectaculares. No obstante, si la recuperación económica comienza a finales de 2009, como esperan los más optimistas, las Bolsas podrían vivir un rally durante la segunda mitad del año. Pero no cabe esperar grandes euforias por parte de los inversores. El dinero, si entra en Bolsa, lo hará con cuentagotas.

Mercados

Aunque las Bolsas se han movido al unísono durante este último año, y las caídas son muy similares tanto en Estados Unidos como en Europa, el rebote, de producirse, podría ser diferente y alguna región podría despuntar más que otra. Los analistas opinan que Estados Unidos puede salir antes que Europa de la recesión; primero, porque la crisis allí comenzó antes, y segundo, porque es una economía más flexible que la europea. De confirmarse este extremo, la Bolsa estadounidense podría repuntar con más ímpetu y con anterioridad a la europea. No obstante, hay que tener en cuenta el efecto divisa. Los analistas creen que el dólar puede experimentar una acusada depreciación en los próximos meses, lo que perjudica las inversiones en dólares realizadas por los europeos.

Sectores

En épocas de crisis económica, la teoría financiera aconseja invertir en valores con betas menores a uno, es decir, en acciones cuya correlación con el mercado sea baja. Para esta coyuntura los expertos aconsejan sectores defensivos, formados por compañías con sólidos balances y elevados flujos de caja que permitan remunerar a los accionistas. Entre otros sectores figuran el sector salud, el eléctrico o el sector de consumo no cíclico.

Tamaño

En previsión de que se produzca un rebote en las Bolsas, las compañías de elevada capitalización pueden hacerlo mejor que las pequeñas, al menos hasta que se confirme la recuperación económica. Los grandes valores son más líquidos y, teóricamente, menos volátiles, además de tener un negocio diversificado lo que les expone menos a la economía doméstica. Las valoraciones están, además, a niveles muy bajos.