Energía

La CE autoriza con condiciones la compra de British Energy

La Comisión Europea (CE) dio luz verde ayer a la oferta de compra de British Energy por parte de la francesa EDF por 12.500 millones de libras (13.278 millones de euros), lo que permitirá a la empresa gala convertirse en el mayor operador eléctrico del Reino Unido, con ocho centrales nucleares y planes para construir cuatro reactores más hasta el año 2017.

No obstante, Bruselas ha aprobado la operación con condiciones para evitar efectos indeseados sobre la libre competencia en el mercado energético británico, como la facilidad del grupo resultante para limitar el suministro eléctrico y manipular al alza los precios, de reducir la liquidez de los mercados mayorista y minorista de electricidad o de limitar el número de emplazamientos disponibles para la construcción de la nueva generación de nucleares.

Por estos motivos, EDF tendrá que desprenderse de una central de carbón de 1.969 megavatios (MW) de potencia en Eggborough y de otra de ciclo combinado de 790 MW en Sutton Bridge; liberar en el mercado mayorista eléctrico entre 5.000 y 12.000 gigavatios hora al año de 2012 hasta 2015; vender uno de los terrenos en los que tenía previsto construir nucleares, bien sea en Dungeness o bien en Heysham; y poner fin a uno de los tres acuerdos de conexión a la red eléctrica que el grupo resultante tendrá en Hinkley Point (sudeste de Inglaterra).

La decisión de Bruselas fue acogida con satisfacción por el grupo francés, que espera poder hacer efectiva la compra de British Energy a principios del mes de enero. Por su parte, Centrica confirmó que mantiene abiertas conversaciones para hacerse con un 25% de British Energy.