Buen gobierno

Perfumes para insertar a discapacitados

Fundación Arco Iris trabaja para Tous y Roberto Verino.

En el polígono industrial La Garza, en Algete (Madrid), hay una fábrica donde todo el tiempo huele a perfume caro. Se trata de la planta de la Fundación Arco Iris, que presta servicios de embalaje y embotellamiento a prestigiosas marcas como Tous y Roberto Verino. Pero lo que hace realmente especial a este lugar no es la amplia gama de fragancias que impregna sus naves, sino la oportunidad de empleo que da a personas con discapacidad física, psíquica y sensorial.

'Es una iniciativa estupenda porque da trabajo a personas que verdaderamente lo necesitan', dice Isidra Ávila, una de las 50 personas con discapacidad que laboran en la planta y conforman casi la totalidad de la plantilla. Isidra, de 42 años, camina con dificultad desde los ocho debido a una infección de poliomielitis que contrajo a esa edad. A causa de esta deficiencia, a lo largo de su vida ha tenido muchas dificultades para conseguir empleo. 'Te ponen trabas para todo, hasta para usar un ordenador. Aquí en cambio estoy muy a gusto', dice la operaria, que sentada al final de la línea se encarga de verificar que los cofres no presenten ninguna falla antes de ser embalados. 'Nos pagan todos los meses y el ambiente es bueno', asegura.

Desde hace unos días, Isidra tiene nuevos compañeros. La farmacéutica Merck Sharp & Dohme (MSD) ha donado 20.000 dólares a la fundación para la adquisición de una nueva cadena de montaje que ha permitido la contratación de 12 trabajadores más. 'Nos llamó tremendamente la atención el concepto', explica Raúl Díaz, director de planta de Frosst Ibérica, filial de MSD en España. La Fundación Arco Iris es una institución sin ánimo de lucro constituida en 2000 con el objetivo de favorecer la integración laboral y social de personas discapacitadas. Para conseguirlo, ese mismo año abrió en el municipio madrileño de Algete un Centro Especial de Empleo (CEE) que da trabajo a 53 personas, de las cuales 50 tienen algún impedimento físico o mental. 'Son gente normal con una productividad a veces mayor que la normal', dice Ángel Molinero, director gerente de la Fundación, que este año facturará su primer millón de euros. Y la prueba, afirma, es que la empresa presta servicios a marcas de alta perfumería como L'oréal, GAL y Jesús del Pozo.

En la fábrica se embalan fragancias de Tous, Roberto Verino y Jesús del Pozo

El proyecto de Alcalá de Henares

Para MSD, el donativo representa sólo un primer acercamiento, pues su intención es entablar una relación de largo plazo. 'Vamos a buscar formas más creativas de colaborar con ellos', señala Díaz. La farmacéutica considera ceder a la Fundación el empaquetado de parte de la producción de su planta de Alcalá de Henares, donde el municipio proyecta instalar un CEE similar en sociedad con Arco Iris. El patronato constituido por el Ayuntamiento de Alcalá y la Fundación financiará la construcción de la planta con un crédito de 2,1 millones de euros aprobado por Caja Madrid y una subvención a fondo perdido de 400.000 otorgado por su Obra Social, informa Javier Quintas, gerente del proyecto. La construcción se iniciará en abril y tardará unos 14 meses. En su primer año, la fábrica dará trabajo a 25 personas, en el segundo a otras 25 y en el tercero a 50, hasta aproximarse al total de la población con discapacidad del municipio, que superaría el centenar.