Servicio de Estudios del BBVA

La caída de los precios de la vivienda tocará fondo en 2011

El precio de la vivienda bajará un 5% en 2009 y un 8% en 2010 en términos nominales (sin contar la inflación) hasta registrar un descenso acumulado del 25% en 2011, momento a partir del cual "no podemos esperar caídas de precios significativas", afirmó hoy José Luis Escrivá, economista jefe del Grupo BBVA durante la presentación de la revista sobre la situación inmobiliaria.

Según el Servicio de Estudios del BBVA, el ajuste de los precios de la vivienda se prolongará durante tres o cuatro años, debido a la fuerte desaceleración de la demanda y al exceso de oferta, que ha provocado un stock de entre 800.000 y 1.400.000 inmuebles. Los expertos de la entidad prevén que la sobreoferta continúe hasta la primera mitad de 2010, recuperándose en 2012, y la inversión en inmuebles reaparezca en la segunda parte de ese año. "La solución no viene el año que viene ni va a ser rápida y fácil", aseguran.

"El exceso de oferta invita a bajar los precios para animar la demanda", indica Ana Rubio, economista jefe de Análisis Sectorial. "Muchos consumidores están aplazando la compra de vivienda esperando una reducción de los precios", añadió.

El BBVA prevé que la carga financiera de las familias españolas, que en 2008 ascendió al 17% de su renta disponible, mejorará a partir de 2009 gracias a la evolución de los tipos de interés y el menor crecimiento del crédito. Según las estimaciones del banco, el BCE reducirá el precio oficial del dinero del 2,5% actual hasta el 1% en la próxima primavera. "Los tipos de interés podrían estabilizarse en torno al 1% durante un periodo importante de tiempo, lo que favorecerá el acceso a la vivienda porque debería actuar como soporte de la demanda", señala el informe, que sitúa el tipo de interés hipotecario en el 2,5% en el año 2010.

En cuanto al mercado laboral, el BBVA calcula que el número de parados en el sector de la construcción podría superar los 400.000 en 2009. "La destrucción de empleo en la construcción es más significativa que en el resto de la economía", explicó Rubio, que expuso un ejemplo: de cada cien trabajadores que hace un año trabajaban en la construcción, 67 conservarán su puesto y el resto no, de los cuales el 44% será absorvido por otros sectores, un tercio quedará en el desempleo y el resto pasará a la inactividad.

Por último, el BBVA apuesta por la vivienda de alquiler en el momento actual. "En el entorno actual de crecimiento nulo o negativo de los precios la opción más rentable sería el alquiler". No osbstante, especifica que la decisión de comprar o alquilar depende de factores como el plazo de la inversión, de modo que la compra es la mejor opción para "horizontes de inversión superiores a dos años".

En cuanto a los precios de los alquileres, Escrivá ha augurado un descenso "significativo" en los próximos años siguiendo la misma tendencia de los precios de la vivienda.

La revista del BBVA valora positivamente la conversión de la vivienda libre en vpo y el impulso del alquiler que contempla el nuevo Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012. No obstante, a preguntas de los periodistas, los expertos de la entidad han reconocido que las medidas de estímulo fiscal "no son el camino más adecuado".