CincoSentidos

El éxito empresarial en tiempos de recesión

Grandes compañías como HP, Microsoft o Zara nacieron en ciclos económicos complicados.

El éxito empresarial en tiempos de recesión
El éxito empresarial en tiempos de recesión

Corría el año 1938 cuando Bill Hewlett y Dave Packard decidieron montar una pequeña tienda de electrónica, que más tarde se convertiría en Hewlett Packard (HP). En un pequeño garaje -hoy considerado lugar histórico de Estados Unidos y donde nació Silicon Valley- comenzó todo. Durante los años 1936 y 1937 la economía estadounidense había recuperado los niveles de actividad de 1929, pero a partir de agosto de 1937 sufrió una nueva y grave recesión, la llamada recesión Roosevelt. A pesar de las medidas que este presidente tomó en 1938 -aumentos del gasto público y reducción del valor del dinero- en 1939 el paro afectaba todavía a unos 10 millones de personas. Pero ello no frenó a Hewlett y Packard.

'Siempre es un buen momento para montar una empresa o crear nuevas iniciativas. Muchas veces un entorno complicado vuelve la vista hacia el espíritu emprendedor. Un tercio de las nuevas empresas que se crean son casos de necesidad, y muchas veces, el espíritu emprendedor surge precisamente de ella', señala Eugenia Bieto Caubet, profesora de Política de Empresa de Esade.

Bill Gates y Paul Allen, dieron vida a Microsoft en 1975 en Albuquerque (Nuevo México), también en un momento de incertidumbre económica y tras vivir la importante crisis del petróleo de 1973. La historia habla por sí misma. Plantearse la creación de un nuevo negocio en momentos de crisis económica no tiene por qué ser una locura, ya que algunas de las multinacionales más importantes del mundo nacieron en circunstancias económicas que, en principio, resultaban poco propicias para el éxito. Además de los ejemplos señalados, Walt Disney, Johnson & Johnson y la tecnológica Cisco Systems vieron la luz en circunstancias similares.

En España, una de las empresas con mayor proyección internacional, como es el caso de Zara, también nació y creció en una época complicada. La compañía abrió su primera tienda en A Coruña en 1975 y hoy es un fenómeno internacional en el sector de la moda. Como se explica en la obra Zara... y sus hermanas, del periodista Enrique Badía (Editorial Lid, 2008), cuando la empresa se fundó, el sector textil tradicional español estaba siendo sometido a un duro proceso de reconversión con tasas anuales de crecimiento del 1% que se mantuvieron desde 1970 hasta 1990. La compañía de Amancio Ortega (uno de los hombres más ricos del mundo) salió victoriosa.

Los expertos sostienen que en los ciclos económicos poco favorables y con las cifras del paro al alza existen dificultades, pero también se pueden encontrar diversas ventajas. Entre los principales problemas para poner en marcha un nuevo proyecto, la financiación se lleva la palma. 'Encontrar dinero nunca ha sido fácil, pero ahora es el principal problema', comenta Eugenia Bieto. Sin embargo, los expertos señalan que las políticas públicas para la creación de empresas suelen mejorar en momentos de crisis económica. Es importante aprovecharlas.

'Los recursos no financieros, como por ejemplo los locales comerciales, son ahora más baratos y existe una mayor disponibilidad de talento humano a menor coste y más interesados en entrar estos proyectos', destaca Ignacio de la Vega, director de Creación de Empresas de IE Business School. Negociar con los proveedores puede ser también más sencillo en este momento de la economía.

Una de las claves durante estos tiempos será encontrar las mejores oportunidades, buscar aquellos sectores que se vean menos afectados por la situación económica y hacerse un hueco en el mercado. Además, acertar con el modelo de negocio será fundamental para la supervivencia.

Hospitales, turismo, servicios a personas mayores, empresas que se dedican a cobrar o algunos segmentos del sector del lujo pueden ser algunos de los sectores que suelen sobrevivir a los malos tiempos, según destaca Cubet. Las compañías maduras también pueden hallar su filón en esta época, ya que una de las más drásticas ventajas de la crisis, será 'el puro efecto de que van a desaparecer competidores y así puedes ganar cuota de mercado', comenta Pablo Pablo Mañueco, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Para ello, sin duda, habrá que estar entre las mejores.

El momento de ponerse al día

Una situación de dificultad económica puede, como se ha visto, ser el momento para emprender un nuevo negocios. El profesor de IE Business School Ignacio de la Vega asegura que 2008, como en la mayoría de los cliclos económicos desfavorables, puede que las cifras decaigan un poco, pero 'mucho menos de lo esperado', comenta adelantando el estudio que realiza en este ámbito IE Business Shool.

Las empresas más maduras también pueden hallar en estos tiempos un momento clave para dar un reenfoque a la organización y para mejorar sus procesos productivos y modelos de negocio. 'Hay muchos sectores que tendrán que renovarse pues su estructura actual no es sostenible a largo plazo', afirma Pablo Mañueco, de AFI.

'Es un fenómeno darwinista en el que las empresas deberán adaptarse a la nueva situación. En esta época, tanto los emprendedores como los gestores de las compañías deberán asumir los cambios que se van a producir', destaca Ignacio de la Vega.

'Aquellas empresas que desarrollen un modelo de negocio ganador pueden ver en una época de crisis un trampolín', añade.