Bolsa

Zoido destaca el papel de la Bolsa como única referencia de liquidez en un año "traumático" para los mercados

El tradicional almuerzo navideño organizado por BME ha sido el escenario elegido por su presidente, Antonio Zoido, para ensalzar el papel de las Bolsas como suministrador de liquidez a los mercados.

"El año 2008 pasará a la historia en las Bolsas de todo el mundo como el año más difícil desde el crash de 1929". Antonio Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME) ha comenzado su tradicional discurso navideño para hacer balance del año bursátil con estas palabras. El optimismo y la euforia de las que hacía gala en almuerzos pasados han dado paso a la prudencia y la moderación. Y no es para menos. El año pasado por estas fechas, el Ibex estaba a punto de cerrar el quinto año consecutivo de ganancias, hecho sin precedentes. Las cosas han dado un giro de 360 grados y este año va a ser histórico pero porque el índice selectivo va camino de registrar la mayor caída desde que fue creado en 1991.

Y es que tal y como ha recordado Zoido, dejamos atrás un año "que pasará a la historia y se recordará como la más dura experiencia vivida por el sistema financiero mundial y el conjunto de la economía real a nivel global". A su juicio, 2008 "ha puesto a prueba los fundamentos y valores de la economía de mercado y ha llevado al límite a grandes instituciones financieras internacionales".

El presidente de BME ha destacado que, en este contexto en el que los mercados monetarios, crediticios y de valores se han visto sometidos a tensiones de liquidez generando una gran desconfianza, las Bolsas han "reforzado su papel ejemplar en la economía y en el sistema financiero". Ha añadido que "frente a la falta de liquidez generalizada, las Bolsas se han erigido como única referencia de liquidez y modelo de fiabilidad y transparencia", opinión compartida con la Federación Mundial de Bolsas (WFE).

Durante su intervención, el presidente de BME ha explicado que habrá un antes y un después de esta crisis en lo que se refiere a la distribución de determinados productos financieros ya que "la complejidad de muchos de estos instrumentos ha colaborado a la situación en la que estamos".

Por ello, ha considerado que deberían producirse cambios en la normativa de los mercados. Zoido ha abogado por una "simplificación de muchos instrumentos financieros y una tendencia hacia que más instrumentos sean tratados en mecanismos organizados de contratación y postcontratación".

Más inversión extranjera

A lo largo de su repaso a los datos más significativos del año, Zoido se ha referido a la presencia extranjera en la Bolsa española. Y es que los inversores no residentes han aumentado su participación en la propiedad de acciones cotizadas en nuestro mercado al cierre de 2007, con un 36,8%, la tercera cifra más alta desde 1992.

Por el contrario, según Zoido la participación de las familias ha experimentado una significativa corrección, al perder casi 4 puntos, hasta un 20,1%. "La desconfianza de los inversos individuales comenzaba a dejarse sentir como consecuencia de la inestabilidad de los mercados durante los últimos meses de 2007" ha asegura Zoido. Sin embargo, "la participación de los inversores individuales en la Bolsa española sigue siendo muy superior a la media europea", ha agregado.

Los datos provisionales sobre el ahorro de las familias españolas apuntan que, por primera vez desde la década de los 90, su patrimonio total sufrirá en 2008 un descenso significativo. La explicación es, a juicio de Zoido, "la caída de los precios del patrimonio inmobiliario y la reducción de los activos financieros en manos de las familias".

Más dividendos

El dividendo gana atractivo en tiempos de descensos bursátiles. Con un recorte de alrededor del 40% en lo que llevamos de año, la rentabilidad por dividendo del selectivo español alcanza el 6,7%, el máximo histórico en los últimos veinte años. Y es que, tal y como ha explicado el presidente de BME, la retribución al accionista se está convirtiendo cada vez más "en una parte importante de la rentabilidad esperada de las inversiones en acciones".

Según los datos de BME, las empresas cotizadas han mantenido los dividendos durante este año y han distribuido 26.825 millones de euros entre enero y noviembre, un 15,7% más que en el mismo período del año anterior. Este importe iguala lo distribuido por las cotizadas entre los años 1990 y 1997.

Todo ello, a pesar de que los beneficios de los grupos cotizados se han reducido un 4,5% en el tercer trimestre respecto al mismo período del ejercicio anterior. Zoido destaca que aun así son superiores en un 15% respecto a los de 2006.

Las 10 claves del año bursátil

1. Crisis: Si algo ha caracterizado a este ejercicio es la crisis sistémica y global. Y es que en 2008 los mercados han estado amenazados por el drástico empeoramiento de las expectativas de la economía real y la crisis del sector financiero.

2. Capitalización: Desde octubre de 2007, "las Bolsas mundiales han perdido 30 billones de dólares de capitalización, más que el PIB de Estados Unidos y Europa juntos", señala Bolsas y Mercados Españoles. En el caso de España, el recorte ha sido de 338.000 millones de euros, lo que equivale a un 32% del PIB.

3. Liquidez: Según el holding, "la crisis ha reforzado el papel ejemplar de la Bolsa en la economía y en el sistema financiero. Frente a la falta de liquidez generalizada, las Bolsas han sido, junto a los Bancos Centrales, casi los únicos proveedores de liquidez en los mercados".

4. Enseñanza: Más y mejor mercado. Como de todo lo malo pueden sacarse cosas buenas, BME aprovecha la ocasión para extraer una enseñanza de la crisis. Así, el holding considera que una simplificación de muchos instrumentos financieros y que sean tratados en mercados organizados sería una buena aportación de la crisis en beneficio de la transparencia, confianza y fiabilidad del sistema.

5. Entorno negativo: Hasta el 12 de diciembre, los índices bursátiles mundiales han reflejado las negativas condiciones, con pérdidas del 45% en el caso del DJ Euro Stoxx, del 46% en el Nikkei, del 42% en el Dax de Fráncfort, del 43% en el Cac parisino, del 49% en el Mib de Milán y del 40% en el S&P 500. El selectivo Ibex 35 ha recortado desde entonces un 41%, registrando así el peor resultado anual de su historia.

6. Sectores: Tal y como comenta BME, "todos los sectores que componen el S&P 500 han caído por primera vez en la historia más de dos dígitos. Una caída superior al 40% del S&P 500 sólo se ha registrado dos veces en la historia: en 1931 con la Gran Depresión y en 1974 por la crisis del petróleo".

7. Volatilidad: En unos parqués que han hecho de la indecisión su bandera, la volatilidad ha sido claramente la nota dominante. De esta manera, de las 12.000 sesiones que ha abierto la Bolsa española en los últimos 50 años, nueve de las que corresponden a 2008 figuran entre las 20 de mayor variación diaria de las cotizaciones, superior al 6%.

8. PER: A finales del mes de noviembre, el PER (número de veces que el beneficio está contenido en el precio de la acción) ha alcanzado su nivel más bajo en tres décadas, 7 veces.

9. Beneficios: "Hasta el cierre del tercer trimestre, los beneficios de las compañías cotizadas en Bolsa se reducen sólo un 4,5% sobre el mismo periodo de 2007. Los dividendos distribuidos por las empresas hasta noviembre han alcanzado 26.825 millones de euros, un 15,7% más que en el mismo periodo del año anterior", explica BME.

10. Volumen: En un amplio conjunto de productos, la Bolsa española ha negociado fuertes volúmenes a través de sus diferentes plataformas. El holding puntualiza que "hasta noviembre, más de 3 billones de euros en renta variable y renta fija, un 10% más que en el mismo periodo de 2007, y más de 74 millones de contratos de derivados, un 72% más que en los once primeros meses de 2007".