_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Utilizar todo el arsenal posible

La Reserva Federal de EE UU bajará hoy de nuevo los tipos de interés -situados en el 1%-, según el autor, que analiza las medidas tomadas hasta ahora por la autoridad monetaria, así como las que aún puede adoptar. En su opinión, no se trata de parches, sino de la respuesta a un combinado de crisis como nunca se había visto

Creo que la Fed bajará hoy su tipo de interés oficial en al menos 0,5 puntos. De hecho, no descarto que pueda acabar por recortarlos incluso 0,75 puntos desde el 1% actual. Pero, ¿es importante la magnitud del recorte de tipos con niveles tan bajos como los actuales? Estoy de acuerdo en que su importancia es marginal. Es más: el mercado no especula sobre la magnitud del recorte de tipos. ¿Qué impacto tendría si finalmente opta por bajar sólo 0,25 puntos? Depende de las medidas que acompañe esta decisión. Medidas poco ortodoxas o poco convencionales en política monetaria. No sólo el ZIRP (tipo de interés cero, Zero Interest Rate Policy) aplicado por el Banco de Japón en la crisis de los noventa. ¿Su efectividad? Creo que sería mayor de lo que muchos piensan.

¿Qué tipo de medidas se pueden tomar hoy? Nada que no sepamos ya o al menos que no sospechemos. Pero es importante partir de las medidas tomadas hasta el momento. Me refiero a recortar con fuerza los tipos de interés y a la ampliación del balance de la Fed (se ha doblado en los últimos meses hasta más de 2.000 millones de dólares). Algunos miembros de la autoridad monetaria norteamericana aluden directamente a una política de cantidades, forzando con ello la caída de los tipos de interés del interbancario. En estos momentos el líbor a un año es 2,58%/3,28%, nivel alto y con un diferencial elevado que refleja bien la desconfianza del mercado. Reducir a mínimos los tipos de interés oficiales y aplicar este nivel bajo de tipos a través de diferentes instrumentos de liquidez son las medidas que se han adoptado hasta el momento con resultado dispar.

Pero la Fed también ha iniciado la compra de papel comercial, ha comprado deuda hipotecaria, ha garantizado la financiación de entidades financieras y créditos de consumo. Algunos hablan de intervenir mercados: yo más bien lo valoro como la creación de mercado. Y es una política, por lo acertado en una situación tan complicada y arriesgada como la actual, que se puede profundizar. ¿Se refería a esto el propio Bernanke cuando comentó el día 1 de este mes que se debería recurrir ya a todo el arsenal existente? Yo así lo creo.

Por tanto no considero que estemos hablando de parches para una situación imposible. Más bien, medidas extraordinarias para reconducir (nadie está hablando de soluciones) una crisis excepcional por su intensidad y las diferentes facetas que presenta. Los titubeos no caben en esta situación: es fundamental que las medidas sean claras, rápidas e intensas. Además, el esfuerzo realizado por la política monetaria deber ser acompañado de medidas similares, por su intensidad, en el caso de la política fiscal y el resto de los instrumentos de política económica. La coordinación es clave, en nivel de política económica y en su vertiente internacional. La crisis es global, donde no tiene sentido que un país tome medidas de esta índole y el resto simplemente se beneficie de ellas. Más al contrario, la actuación de las autoridades norteamericanas pueden marcar el camino para el resto. Además, no debemos olvidarnos de la necesidad de perfeccionar la regulación y la supervisión del sistema financiero y de los mercados. Hablo de un ajuste de tamaño de los mercados, también de una sobrecapacidad del sistema financiero a nivel mundial. Pero un ajuste que debe ser ordenado.

De nuevo, ¿qué medidas extraordinarias puede tomar la Fed tras su reunión? Por cierto, un FOMC de dos días cuando inicialmente era de sólo uno. En mi opinión, hay diferentes medidas que se pueden adoptar:

l Hacer oficial la política de cantidades frente al objetivo actual de tipos de interés. Incluso, por qué no, crear mecanismos nuevos para ampliar su balance como sería la emisión de papel

l Aumentar la compra de activos, con el doble objetivo de crear mercado y reducir los spread de riesgo. No descarto que sean activos de renta fija privada o deuda pública a medio y largo plazo. ¿Bolsa? No lo creo necesario

l Fijar un objetivo de inflación, en un contexto donde se teme la deflación. Es importante que el mercado perciba como permanentes muchas de las medidas instrumentadas, lo que evidenciaría el elevado coste de oportunidad existente en los activos con riesgo

¿Les parecen medidas excesivas? Sinceramente, no creo que lo sean. Pero lo cierto es que quizás las he simplificado en exceso. Hay muchas combinaciones posibles, tanteando el camino hasta encontrar la estrategia más adecuada en cada momento. Repito: no son parches. Más bien adaptación a una combinación de crisis como nunca hemos visto. El coste de no tomar nuevas medidas, de dejar la solución al paso del tiempo, es demasiado elevado.

¿Y si finalmente la crisis económica no es tan intensa como se teme? Bien, esto querría decir que las medidas aplicadas han tenido éxito. Evitar poner una venda considerando que la herida más tarde o más temprano se va a curar no tiene sentido.

José Luis Martínez Campuzano. Estratega de Citi en España

Archivado En

_
_