Revista de prensa

Un alemán para poner sentido común en la economía

En raras ocasiones las palabras de un político alemán, de quien pocos en su país han oído hablar, han causado tanta conmoción.

Las mordaces observaciones de Steinbrück al plan de rescate de Gordon Brown han inyectado un bienvenido toque de realidad en un debate que se ha convertido en ligeramente surrealista. El ministro de Finanzas ha demolido tanto la estrategia de recuperación del primer ministro como su afirmación de que todos los países están siguiendo sus pasos, saliendo de los problemas a base de inversiones.

La intervención de Steinbrück es poco usual porque los ministros de Finanzas no suelen criticarse unos a otros. También es brillantemente perceptiva, como apuntó George Osborne, con el cuento El nuevo traje del emperador (...).

La libra sufrió el jueves un nuevo desplome frente al euro. A este ritmo, antes de que finalice el año estaremos en paridad con la moneda de la zona euro (...).

Cuando fue canciller en la sombra a mediados de los 1990, Gordon Brown observó: 'La debilidad de una moneda es fruto de la debilidad de su economía, que a su vez son el resultado de un Gobierno débil'. Sus palabras eran correctas entonces y siguen siéndolo hoy.