Bolsa de Nueva York

Wall Street opta por la cautela ante las turbulencias del plan rescate

La Bolsa de Nueva York respondió con cautela y tranquilidad a las fuertes convulsiones vividas por el sector automovilístico estadounidense durante la semana. Apoyado en un nuevo viernes de recuperación, los índices cerraron con tendencia mixta y el Dow Jones perdió un inapreciable 0,07% en cinco días

En una semana de alta volatilidad, malos datos macroeconómicos y rescate fallido al sector automovilístico, los inversores mantuvieron la calma y no se dejaron llevar por la desconfianza. Los grandes índices norteamericanos apenas registraron cambios y salieron indemnes de una semana muy peligrosa. El Dow Jones perdió un 0,07% en la semana y acabo en los 8.629 puntos, mientras que el Standard and Poors ganó un ligero 0,42% hasta los 879 puntos. El selectivo tecnológico Nasdaq fue el que más avanzó con un 2,08% y cerró la semana en 1.540 puntos.

Cuando todo apuntaba a que la línea de crédito para General Motors y Chrysler se aprobaría de forma inminente, la negativa de la cúpula republicana del senado y el escepticismo de la Fed tiraron para atrás el acuerdo y dejó a las tres empresas de Detroit sin ayuda estatal.

Ante la difícil situación, Chrysler y General Motors ya han comentado sus dificultades para superar el primer trimestre de 2009 y buscan soluciones de emergencia como detener gran parte de su producción en las plantas de fabricación que tienen tanto en EE UU como en Europa. La otra opción que se maneja sería un rescate unilateral y de urgencia por parte del Tesoro, como ya ocurriera con Citigroup. Esta última solución crearía un cisma en el seno republicano, muy dividido en este tema.

Por otro lado, los indicadores macroeconómicos siguieron la tendencia negativa de los últimos meses y el desempleo volvió a marcar su nivel mínimo en los últimos 26 años, después de 58.000 personas solicitaran el subsidio por desempleo. El déficit presupuestario también aumentó considerablemente en su última actualización, y se elevó un 159%, después de las fuertes inyecciones económicas del Gobierno en diferentes sectores del tejido empresarial.

En una semana algo atípica, Alcoa fue el mejor valor del Dow Jones y sigue instalado en una montaña rusa de grandes pérdidas y ganancias, en el global de la semana se apuntó un 23,68%. La empresa de procesadores Intel fue la segunda mejor y avanzó un 10,99%. La química Du Pont recuperó el tono después de anunciar recortes de plantilla y sumó un 10,32%.

Las pérdidas las volvieron a acaparar las empresas del sector financiero, la compañía de tarjetas de crédito American Express cayó un 6,61%, mientras que el mayor banco de EE UU, JP Morgan cedió un 7,23%. La cadena de tiendas minoritas Wal-Mart también sufrió durante la semana y restó un 6,15%.

El mercado de futuros del petróleo Texas, de referencia en EE UU, cerró una semana de repuntes con una última jornada a la baja. El barril finalizó la semana con una cotización en torno a los 46 dólares por barril, seis más que el viernes pasado.