_
_
_
_
Movimientos energéticos

La UE dará gratis a la industria pesada los derechos de emisiones de CO2

Los 27 países de la UE intentarán pactar entre hoy y mañana la nueva regulación del comercio de emisiones de C02. El compromiso, según la última hora de las negociaciones, pasa por conceder gratis a la industria pesada los derechos iniciales de contaminación para no dañar su competitividad. Aun así, varios países mantienen serias objeciones.

Nicolas Sarkozy, presidente semestral de la UE, llega hoy a Bruselas dispuesto a cerrar el acuerdo o, si hiciera falta, a convocar una cumbre extraordinaria antes de final de año para lograrlo. París parece confiar en que la amenaza de esa cita en mitad de las vacaciones de Navidad anime a los 27 socios comunitarios a aproximar sus posiciones negociadoras.

Ayer, sin embargo, cada país cavaba su trinchera en defensa de los intereses de sus respectivas industrias durante la reunión previa a la cumbre celebrada por las 27 delegaciones diplomáticas en Bruselas. Alemania, Polonia o la república Checa, amenazan con bloquear el acuerdo por diferentes y contradictorias razones. 'La negociación será muy difícil', señaló en París el primer ministro francés, François Fillon. 'Algunos países continúan con grandes reticencias sobre elementos claves del compromiso'.

Berlín, que hace sólo año y medio impulsó los objetivos 20-20-20 (20% de reducción de emisiones; 20% de consumo de renovables; y 20% de eficiencia energética) dejaba claro que no permitirá ningún daño competitivo a sus principales industrias.

'Con o sin subastas, la reducción del 20% en emisones se mantiene'

Alemania ha exigido, y los demás socios parecen dispuestos a aceptar, que se exima total o parcialmente de la subasta de derechos de emisiones de Co2 a todos los sectores cuyo consumo de energía supone un porcentaje muy importante de sus costes de producción.

Esa excepción permitirá a siderúrgicas, papeleras o cementeras, por ejemplo, entrar en el mercado de emisiones con casi el 80% de los derechos gratis. Sólo pagarán por el 20% restante o, si superan el nivel de contaminación asignado, deberán comprar en el mercado los títulos adicionales, a un precio que, en estos momentos, se sitúa en torno a 35 euros por tonelada. La propuesta inicial de la Comisión Europea, presentada en enero de este año, preveía que las empresas adquiriesen en subasta pública una parte de los títulos iniciales. Sólo los sectores con riesgo de deslocalización estarían excluidos de la subasta. Pero Bruselas no quería cerrar esa lista de sectores privilegiados hasta diciembre de 2009, cuando se espera concluir las negociaciones en marcha a nivel internacional sobre el seguimiento del Protocolo de Kioto.

Fuentes diplomáticas aseguraron ayer que 'con o sin subasta, el objetivo global del 20% no se ve afectado porque los sectores excluidos deberán hacer igualmente su reducción de emisiones pero sin pagar por los derechos iniciales'. Y resaltaron que si la participación en el mercado de emisiones provoca la fuga de empresas hacia países más tolerantes con el nivel de Co2, 'el beneficio medioambiental sería cero y el daño social, mayúsculo'.

El cambio, sin embargo, provoca una víctima colateral en los países del Este, que esperaban recibir una parte sustancial de los ingresos derivados de la subasta de derechos de emisiones. La CE había propuesto que el 10% de esa recaudación se repartiese entre los países en función inversa a su renta per cápita. Polonia o la república Checa hubieran obtenido así una compensación económica muy importante.

Pero las excepciones al régimen de subastas, que según algunos cálculos supondrán el reparto gratuito de derechos para el 80% de la industria europea, dejará ese fondo de solidaridad sin apenas recursos.

27.000 millones

El mercado de emisiones es el principal instrumento de la UE para reducir antes de 2020 un 20% el nivel de CO2 en relación con 1990. Bruselas calcula que sólo con la mitad de ese recorte la UE ahorrará 27.000 millones de euros al año en gasto sanitario.

Las eléctricas también obtendrán una tregua

Las últimas versiones del posible acuerdo europeo sobre el mercado de emisiones también ofrecen al sector eléctrico una prórroga para incorporarse a la subasta de derechos de contaminación. La propuesta inicial obligaba a ese sector a adquirir el 100% de sus títulos a partir de 2013. Pero la resistencia de países como Polonia o la república checa obligará a aplazar ese calendario hasta 2016 o, incluso, 2020. Hasta entonces, las eléctricas sólo tendrán que adquirir la mitad o menos de los títulos en subasta pública. Fuentes de la negociación advertían, sin embargo, que el acuerdo definitivo no está cerrado. 'Aparecen propuestas a la velocidad del rayo', aseguraban. La patronal eléctrica europea, Eurelectric, se dirigió ayer por escrito a las 27 delegaciones nacionales para reclamar un trato igualitario a todos los sectores.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_