Nuevas ideas

La economía del trueque llega a la vivienda de EE UU

Las ofertas de intercambio permanente de casas se disparan en internet.

Joe vive en Las Vegas, Nevada, pero quiere mudarse a Maui. 'Estoy jubilado y es donde quiero vivir', explicaba en una conversación telefónica. Con la idea de retirarse en el idílico Hawai, Joe, quien no quiso dar su nombre completo, puso anuncios para vender su casa y comprar otra en Maui. Pero Nevada no es el mercado que era hace tan sólo dos años.

Cuando la burbuja de la vivienda aumentó, este Estado fue uno de los centros de su crecimiento, pero ahora es uno de los que más sufre. En particular, y según los datos de RealtyTrac, en Las Vegas, una de cada 62 casas estaban en proceso de embargo en octubre, la peor situación de las áreas metropolitanas de todo el país. En este escenario, y teniendo en cuenta que el crédito no fluye con normalidad, la opción de Joe era, en el mejor de los casos, malvender.

Puestos a buscar opciones, se decidió a anunciar su venta en Craigslist.org, el servicio en internet de clasificados más popular de EE UU. 'Allí vi que muchas personas ponían anuncios, pero no para vender, sino para intercambiar con otros sus casas de forma permanente'. Para sorpresa de este jubilado, en esta economía sin apenas crédito la cultura del trueque inmobiliario se está instalando y, aunque se describe como 'un escéptico', decidió abrazarla.

El intercambio ha sido hasta ahora una herramienta muy popular para estancias temporales en casas de desconocidos, por vacaciones fundamentalmente, pero ahora el trueque permanente crece como solución a un mercado que necesita moverse. Así, bajo el epígrafe de 'intercambios de casas' se están mezclando ofertas temporales e indefinidas. En lugares como Fénix, Arizona, el 99% de los anuncios de la última semana respondía a ofertas de trueques permanentes. Arizona es otro de los Estados más afectados por la crisis de la vivienda.

'Necesito una casa más pequeña', 'por motivos laborales tengo que dejar mi casa en Georgia y trasladarme a Las Vegas', 'estoy cansado de cuidar el jardín', 'ahora que estoy jubilado quiero vivir más cerca de mis hijos' o 'nuestro hijo es minusválido y necesitamos una casa más fácil para él y en una zona de mejor clima'. Estas son algunas de las explicaciones que se leen en unos anuncios cada vez más frecuentes y en los que también se admite que es difícil vender y poner precio a las casas porque no hay mercado para ello.

Al calor de esta oferta han aparecido empresas específicas en internet para canalizarla. Una de ellas es OnlineHouseTrading.com, una firma con sede en Tampa, Florida. Su cofundador, Daniel Westbrook, explicaba a este diario que el modelo de negocio de su compañía 'no está muy alejado de los servicios de citas online'. Westbrook afirma que gracias a internet este tipo de transacciones, propias de economías menos sofisticadas, está floreciendo.

æpermil;l vio la oportunidad de entrar en este negocio después de experimentar un parón sin parangón en el mercado. Westbrook llevaba sólo seis años en el sector inmobiliario, pero dice que su familia lleva muchos más en él y nunca han visto nada parecido. 'La situación actual es que hay muchos vendedores muy motivados y compradores muy, y recalco, muy desmotivados'. La solución del trueque gestionado en la red 'resuelve este problema al poner en contacto a dos vendedores/compradores motivados'.

La mecánica es simple. Si se tiene una casa que se quiere cambiar por otra, se dan los datos de la propiedad, entre ellos los económicos, si aún falta de pagar hipoteca o los gastos de contribución, y lo que se busca en la nueva. Normalmente se buscan propiedades comparables, situaciones que compensen, o se negocia un pago extra. Aunque no se precisa intermediario, y eso ayuda a eliminar gastos, se recomienda que una misma empresa cierre las dos transacciones simultáneamente para que uno de los propietarios no termine con dos casas.

Por cada mensaje, Westbrook cobra 19,95 dólares y se financia con anuncios. No da muchos detalles, pero asegura que a través de su empresa se han cerrado 'varios cientos de trueques'.

Joe no pudo cerrar el suyo. Encontró su casa soñada en Maui y la acaba de comprar. La de Las Vegas la mantiene en intercambio temporal y 'si algún día se vende, estoy abierto a ello. Si la puedo cambiar por otra, también'.

A la espera de soluciones desde Washington

Las soluciones imaginativas se imponen en un sector, el de la vivienda, que sigue siendo la zona cero de la crisis del crédito y que parece estar lejos de tocar suelo. El pasado viernes, la Asociación de Banqueros Hipotecarios desveló que en el tercer trimestre del año uno de cada 10 hogares en EE UU estaba retrasado en el pago de su hipoteca o en proceso de embargo. La morosidad creció un 9,2% frente al 7,2% del mismo periodo del año pasado.

El 5,9% de los créditos de mínimo riesgo y el 33% de los subprime estaba en esta situación entre julio y septiembre.

Aunque algunos bancos están renegociando condiciones más benignas con sus hipotecados, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo la semana pasada que había que poner en marcha planes más ambiciosos para detener o rebajar el ritmo de embargos. Mientras, el Tesoro sigue estudiando un plan para rebajar el tipo hipotecario hasta el 4,5%, casi un punto por debajo del actual, para dar vida a un mercado parado y altos inventarios.