Fútbol

Una Asamblea con bronca aprueba las cuentas del Real Madrid

El debate de los socios, de más de cuatro horas, se ha desarrollado entre abucheos y reproches al presidente Ramón Calderón.

El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, durante la Asamblea de hoy.
El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, durante la Asamblea de hoy.

La Asamblea General Ordinaria del Real Madrid aprobó hoy los datos económicos presentados por la directiva después de más de cuatro horas y media, en la que se vivió un tenso turno de ruegos y preguntas por parte de los compromisarios y el presidente, Ramón Calderón, escuchó pedir su dimisión.

Con gritos también en apoyo para el "presidente", provenientes sobre todo de la grada que alojaba a los socios sin derecho a voto, la Asamblea, iniciada con 1.215 compromisarios presentes, aprobó las cuentas del ejercicio anterior con 603 votos a favor, 442 en contra y 52 abstenciones. El presupuesto para la temporada 2008-2009 recibió también el visto bueno de los socios con 564 votos a favor, 517 en contra y 32 abstenciones.

Situación pulcra

El presidente del Real Madrid ha asegurado durante la Asamblea de compromisarios para someter a aprobación las cuentas del ejercicio anterior y el presupuesto para 2008-2009 que el club presenta una "situación pulcra" ante el grupo de escépticos que apuntan a una dudosa gestión. A éstos, Calderón les ha dicho que "no entienden los datos económicos o tienen mala fe".

Pese a comenzar la sesión con rechazos y abucheos de parte de los presentes al pedir su autorización para que entraran en la sala los socios no compromisarios y los medios de comunicación (hubiera sido la primera vez en la historia que la prensa y los socios no asisten a una Asamblea), Calderón ha comenzado su análisis de la actualidad deportiva, económica e institucional del club centrando su discurso en el segundo punto. Tras alabas la labor realizada en el ejercicio pasado tanto en baloncesto como en fútbol, el directivo ha hecho hincapié en los momentos difíciles de la coyuntura internacional.

"En la actual coyuntura española, con la crisis, no es fácil encontrar una situación semejante entre las mejores empresas. El Madrid presenta una situación pulcra. Si alguien se permite criticar la solvencia del Madrid, o no entienden los datos económicos, o tienen mala fe", comenta Calderón, que aprovechó para sugerir a los compromisarios a respaldar las auditorías externas "hechas por una firma prestigio internacional (Ernst & Young)" que, según subrayó, "representan una garantía absoluta de que las cuentas corresponden con la realidad".

"Algún insensato ha llegado a decir que nos hemos puesto de acuerdo con la empresa para alterar las cifras. Espero que esta persona sea capaz de probar esas afirmaciones públicamente ante la justicia. Estas cuentas corresponden a la ejecución del presupuesto del ejercicio 2007/2008. Puedo anticipar que el resultado de su ejecución se puede considerar altamente satisfactorio, con 400 millones de ingresos generados", apunta.

Plano deportivo

Acabar el campeonato pasado como el equipo que más goleó y menos goles encajó supuso también acabar la temporada con buenas cifras económica. En cuanto a la presente campaña, la situación de los hombres dirigidos por Bernd Schuster "es buena" ya que en la Liga de

Campeones el equipo está clasificado para octavos de final y en la Liga ha estado ubicado entre los cuatro primeros de la tabla durante el presente curso. "Todo esto lo hemos conseguido con un problema de lesiones que antes no ocurría. Hemos tenido que jugar con siete bajas mucho tiempo. No es un problema de preparación física como maliciosamente se ha contado. La mayoría de las lesiones no son musculares. Ante esta situación, nos hemos visto obligados a reforzarnos. Lo hemos hecho con visión de futuro, sin parches. Esos criterios se van a aplicar para otros fichajes", comenta.

Haciendo paréntesis para destacar las virtudes de la sección de baloncesto "pese a un comienzo dubitativo este año" y destacar la labor del técnico, del que dijo que desde que llegó al club "ha creado un gran clima y ha logrado grandes éxitos deportivos", Calderón ha regresado al fútbol con el tema Míchel.

Aprovechandola dimisión del responsable de la cantera, Calderón ha analizado la actuación del Castilla el pasado curso y ha adelantado la fecha de inauguración de la residencia, prevista para junio de 2009. Asimismo, se mostró contento por la situación del club a nivel internacional, en instituciones como la UEFA y la FIFA y manifestó su satisfacción por el reconocimiento del estadio Santiago Bernabéu como estadio "de elite".

Finalmente, tuvo palabras para los socios y las peñas, de las que informó de que se han completado algunas actuaciones para mejorar su situación en el club: "Se ha creado la oficina de atención de compromisarios, la apertura de un local para los socios en la esquina Bernabéu. Hemos intentado ayudarles, apoyarles y escucharles", concluyó.

Presupuestos "chapuza" para la oposición

El presidente de la conocida ''Plataforma Blanca'', grupo opositor a la actual junta directiva del Real Madrid, Eugenio Martínez Bravo, ha pedido la reprobación de las cuentas del club blanco presentadas por el presidente Ramón Calderón porque, a su juicio, son "una chapuza financiera". Martínez Bravo, que representa a unos 1.000 socios "descontentos", considera que los gastos de explotación del club crecen más rápido, un 9%, que los ingresos ordinarios, un 4%. "Las cuentas que ha presentado son verdad, pero no toda la verdad, ha sido un maquillaje contable en los ingresos extraordinarios", ha comentado.

El representante de este grupo opositor considera que sin ese maquillaje habría unas pérdidas de 50 millones de euros y tampoco se cree que el presupuesto presentado por el vicepresidente económico, Ignacio Rivero, se corresponda con los tiempos de crisis financiera actuales. "Estos presupuestos no son creíbles. Usted dijo (en referencia a Calderón) que el modelo del Real Madrid está agotado, pero quien está agotado es usted. Ha dañado la imagen del club en todos los aspectos", apuntó Martínez Bravo, que solicitó "un cambio" y "mirar al futuro, regenerarse". El socio compromisario concluyó su intervención mostrando la cartulina roja que indica un ''no'' a la aprobación de las cuentas.