Préstamos

La banca endurecerá la financiación a las familias en los próximos meses

La oferta y la demanda de préstamos ha seguido contrayéndose en España en el tercer trimestre. Esta tendencia se está agravando en los tres últimos meses del año, pues las dificultades de financiación han empeorado ligeramente.

Los problemas de las familias españolas para conseguir que las entidades financieras les concedan un crédito continuarán hasta final de año. Esta es la principal conclusión que se desprende de la encuesta sobre préstamos realizada por el Banco de España.

La recopilación de las opiniones del sector revela que la contracción de oferta y demanda de préstamos va a traducirse en los próximos meses en un impacto 'similar o algo más negativo' sobre los criterios de aprobación de operaciones, así como en lo referente al importe y al margen aplicado a los préstamos.

Este aumento de las tensiones crediticias se produce, a pesar de las ayudas puestas en marcha por el Gobierno para mejorar la liquidez de las entidades financieras que operan en España (fondo de adquisición de activos financieros, y avales públicos para emisiones de deuda).

Ya en el tercer trimestre se incrementaron las dificultades para acceder a los mercados monetarios y de emisión de valores, revirtiendo así la mejora observada en el trimestre anterior. La quiebra de Lehman Brothers contribuyó a que creciera la desconfianza entre entidades, ya de por sí exigua.

Cambio de perspectivas

Entre julio y septiembre las tensiones 'tuvieron de nuevo un efecto negativo sobre la disposición de las entidades españolas a conceder nuevos préstamos', apunta el Banco de España.

Las entidades encuestadas explicaron que la reducción de la oferta obedece al deterioro de las perspectivas sobre la economía española y sobre sectores y empresas concretas, así como a los riesgos asociados a las garantías requeridas y, en menor medida, a los costes y la capacidad de financiación.

La oferta en los créditos en España cayó de nuevo, aunque el ritmo de variación se suavizó 'algo' respecto al trimestre anterior, excepto en el segmento del crédito a hogares para fines distintos de la adquisición de vivienda, en el que se mantuvo igual.

Cuatro factores que explican el endurecimiento del crédito

La desconfianza reinante entre bancos ha provocado que las entidades hayan visto cómo se encarecía con fuerza la obtención de dinero en los mercados de capitales.

Los problemas de liquidez sufridos por algunas firmas hacen que las entidades sean más cautas a la hora de prestar.

El deterioro de las perspectivas de la economía española y mundial, hace que bancos y cajas duden de la capacidad de devolución de familias y pymes.

La crisis del ladrillo en España, motor del crédito en la última década, ha llevado a las entidades a cuestionar el valor de los bienes que se hipotecan.