Junta extraordinaria de accionistas de Prisa

La empresa mantiene conversaciones con Vivendi por Digital+

El consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, explicó el viernes que la deuda de Prisa, de 'casi 5.000 millones', es 'correlativa al extraordinario crecimiento de la compañía durante esta década', en la que ha triplicado su tamaño 'sin ningún refuerzo de los fondos propios, en medio de un clima de dinero abundante y barato'.

Además, Cebrián explicó que la estrategia del grupo, en lo que concierne al sector audiovisual, pasa por 'centrarse en la producción de contenidos', un futuro en el que la televisión de pago se ubica con dificultades. 'Nuestra plataforma de satélite posee un mayor valor en manos de las operadoras de telecomunicaciones'. Estas dos razones son las que han conducido a la decisión de desinvertir, 'tras comprobar la avidez existente en el mercado por Digital+'.

En este sentido, Cebrián anunció el viernes que la compañía ha avanzado en conversaciones con un consorcio liderado por Vivendi-Canal+ Francia en el que estaría Telefónica como socio, antes de entablar negociaciones formales para la venta del negocio de televisión de pago. 'Y hemos recibido ofertas de otros operadores', añadió. En todo caso, tanto Cebrián como el presidente de Prisa, Ignacio Polanco, advirtieron en sus discursos que no se venderá 'ni este ni ningún otro de los activos' para los que hay prevista una desinversión 'a precios que perjudiquen el valor' de la compañía. 'Podemos y debemos hacer frente a nuestra situación financiera mediante otras soluciones que garanticen la estabilidad y permanencia de la misma', sentenció Cebrián. Para ello, se cuenta con el 'apoyo' de los 'principales bancos financiadores y con inversores potenciales', con algunos de los cuales se mantienen 'desde hace meses negociaciones que se encuentran en un muy avanzado estado'. En este sentido, Ignacio Polanco explicó que pretenden sumar nuevos inversores que apoyen su 'andadura y ayuden a resolver las dificultades'.

Cifras en crecimiento

Prisa ha triplicado su tamaño en la década, periodo en el que ha repartido 232 millones en dividendos.

Cebrián anunció ayer que Digital+ tiene previsto facturar más de 1.500 millones y las previsiones respecto a su Ebitda superan los 350 millones.