Reportaje

Opas y fusiones, en dique seco hasta la mitad de 2009

Mientras que el mercado del crédito no vuelva a la normalidad, los inversores minoritarios ya se pueden ir despidiendo de opas y fusiones. Y es que la falta de financiación para llevar a cabo operaciones de compra ha desterrado este tipo de movimientos del mercado, al menos hasta el segundo trimestre de 2009.

La nula actividad del mercado del crédito ha paralizado las fusiones y adquisiciones que tendrán que esperar a que este mercado se reactive, cosa que, según los expertos, tendrá lugar en el segundo trimestre del año que viene, para que la febril actividad corporativa vuelva a las Bolsas. Hasta que eso llegue, los expertos no descartan algunas operaciones pero que en ningún caso supondrán opas por el 100%, única forma de que un inversor minoritario se beneficie de un movimiento en el accionariado de la compañía de la que es accionista.

Los pequeños inversores que ya se frotaban las manos pensando en sacar algún partido a la posible entrada de Lukoil en el capital de la petrolera española Repsol vieron como sus esperanzas se hacían añicos. Y es que, tal y como se especula en el mercado, si esta operación se lleva a cabo, los minoritarios no verán ni un euro de prima de esta operación, ya que la compañía comprará menos de un 30% de la misma. Por encima de este porcentaje, el comprador tendría que lanzar una opa por el 100%.

Los expertos creen que ante la actual situación del mercado del crédito, este tipo de operaciones serán cada vez menos frecuentes ante las dificultades por las que atraviesan las empresas para obtener la financiación necesaria para llevar a cabo estas operaciones. "La marcha, tanto de la economía como de los mercados de renta variable, van a estar muy vinculados a la evolución del crédito. Va a ser muy difícil que veamos una mejora de ambos sin que haya acceso al crédito. Por ello, los movimientos corporativos van a ser muy complicados, como se está viendo en los rumores en torno a Repsol, donde la complejidad del mercado del crédito pone en dificultades tanto a los potenciales vendedores como al comprador", asegura Alberto Morillo, analista de Consulnor.

Por su parte, los analistas de Banif consideran que "los momentos de crisis son propicios para movimientos corporativos en general, por lo que en 2009 cuando las condiciones de financiación sean más favorables, deberían plantearse".

Esto no significa que no podamos ver movimientos corporativos en los próximos meses. Y es que, tal y como explica Morillo, la mayoría de los movimientos "serán de carácter defensivo, a través de fusiones o tomas de participaciones puntuales, que otorguen una mayoría de control".

El sector inmobiliario es, a juicio de Daniel García Rojí, analista de IG Markets, uno de los que podría dar sorpresas en este sentido. "Estamos viendo muchas empresas que están en situaciones difíciles y están buscando soluciones por donde sea", explica el experto que añade que en el sector, "muchas de las compañías tienen el cartel de vendo, por favor, ¡cómprame!". A pesar de creer que ésta puede ser una tendencia, Garcia Rojí considera que no sería la solución al grave problema por el que atraviesa el sector. "Lo que puede pasar es que saque a estas compañías de la UVI. Les dará un poco de respiro pero seguirán mal", asegura.

El sector financiero español está constantemente en el centro de los rumores sobre movimientos corporativos, no sólo relacionados con los bancos, sino también con las cajas de ahorro. De momento, la fusión entre las cajas vascas está en el aire después de que la asamblea de la Kutxa no diera el visto bueno al proceso de fusión con BBK.

El sector petrolero puede seguir dando alguna sorpresa. El experto de IG Markets señala que Repsol se puede convertir en una nueva Endesa. Es decir, que Lukoil no sea la única empresa interesada en tomar una participación en la petrolera española. García Rojí cree que puede haber alguna compañía interesada en lanzar una opa por la petrolera española. Por ahora, todos son rumores.

Precios de saldo

Por su parte, Miguel Paz, de Unicorp Mercados, considera que ahora es un buen momento para que se produzcan movimientos corporativos teniendo en cuenta que los fuertes castigos que sufren muchos valores -la mitad del Ibex sufre recortes de alrededor del 50% en lo que llevamos de año- los deja a precios atractivos. "Los precios son extraordinariamente baratos y hay muchas empresas cuya cotización está por debajo de su valor en libros", asegura el gestor.

¿Quién puede estar interesado en comprar en momentos en los que el mercado del crédito está parado? Empresas con posiciones de caja, o poco endeudadas y que, por tanto, podrían endeudarse más, aseguran desde Banif. Por su parte, otros expertos creen que los fondos soberanos de Oriente Medio podrían ser parte activa en los movimientos corporativos que se presenten en los próximos meses. "Los países que han estado vendiendo petróleo por encima de 100 dólares por barril podrían aprovechar las oportunidades que ofrecen los mercados", agrega Paz.